¡Gatocidio! ¿Por qué Australia quiere matar a dos millones de gatos?

AUSTRALIA, Sídney.- No es de extrañar que el recientemente anunciado plan de Australia de matar a dos millones de gatos callejeros para el año 2020 haya recibido una fuerte reacción en contra. Y después de las fuertes críticas de ciudadanos, incluso algunos muy famosos (como estrellas de la TV, empresarios y políticos), el Gobierno sigue tratando de defender su decisión. En la gigantesca isla australiana, los gatos salvajes ­–introducidos por los primeros colonos europeos, hace 300 años­– se han convertido en una gran amenaza para la vida silvestre autóctona, y se los culpa de la extinción de varias especies únicas en el país.

Como muchos animales invasores, los gatos crecen y se reproducen, y el problema “no hace más que empeorar”, según el Gobierno. El cantante británico Morrissey y la actriz francesa Brigitte Bardot, ambas veteranas activistas por los derechos de los animales, han enviado cartas al primer ministro Scott Morrison, condenando el sacrificio. «Los gatos no son peligrosos para los seres humanos», escribió Morrissey, llamando a la futura matanza «una idiotez». Bardot calificó el «genocidio animal» de «inhumano y ridículo».

Debido a que domesticamos los gatos –según los críticos–, marcarlos como plagas peligrosas es «difícil de tragar». Incluso en Australia, son las principales mascotas de la gente, más que los perros… aunque el Gobierno comenta que “una cosa son los gatos de la casa y otra diferente los gatos salvajes». «¡Es la misma familia!», dijo un opositor. En una carta que comienza agradeciendo a Bardot por su compromiso con la protección de animales, el Comisionado de Especies Amenazadas de Australia, Gregory Andrews, intentó defender la posición de su gobierno.

«Somos el hogar de más de 500.000 especies, como en ningún otro lugar del mundo. Nuestros animales y plantas nos definen como una nación, así que cuando los perdemos, perdemos una parte de lo que somos como país», escribió Andrews. «Pero, nuestra vida silvestre soporta una de las tasas de extinción más altas del planeta. Hemos perdido 29 especies únicas de mamíferos australianos en los últimos 100 años». ¿Y qué tiene que ver todo lo anterior con los gatos? Según Andrews, la extinción es por culpa de la la rápida proliferación y a las habilidades de caza de la población de gatos salvajes.

Los gatos callejeros, dijo Andrews, son amenazas directas para al menos 124 de las especies del país. También señaló que Australia es el hogar de unos 20 millones de gatos salvajes, que matan un promedio de cinco animales cada noche: insectos, lagartos, pequeños mamíferos y aves. El sacrificio de dos millones de gatos estará centrado primero en los que viven en zonas desérticas remotas, donde la vida silvestre es más vulnerable.

Andrew insistió en que el sacrificio es solo una parte de un esfuerzo mayor, que también incluirá la construcción de cercas para que los gatos permanezcan lejos de otras especies. «Nadie está disfrutando la idea de matar a un montón de gatos, claramente. E incluso si todos los 20 millones fueran eliminados, Australia seguiría teniendo problemas con otras especies invasoras. Si bien este sacrificio puede hacer que los dueños de mascotas se avergüencen, la eliminación selectiva es ambientalmente racional y necesaria», puntualizó.