Trump asegura que no pagó millones por estadounidense retenido en Corea del Norte

EEUU, Washington.-  El presidente de Estados Unidos Donald Trump negó enfáticamente este viernes que su administración hubiese pagado 2 millones de dólares como parte de una factura médica, exigida por el régimen de Kim Jong-un en Corea del Norte. Warmier fue detenido bajo acusación de robar un cartel de propaganda y recibió torturas que lo dejaron en coma, hasta morir pocos días después de su liberación.

“No se pagó dinero a Corea del Norte por Otto Warmbier, ni 2 millones de dólares, ni nada más. ¡Esta no es la administración Obama que pagó 1,8 mil millones dólares por cuatro rehenes, o dio cinco rehenes más, que pronto volvieron a la batalla, por el traidor sargento Bergdahl!”, escribió Trump en su cuenta de Twitter, para responder lo publicado sobre el supuesto pago.

Según el diario The Washington Post, Corea del Norte presentó una factura médica de dos millones de dólares a Estados Unidos por el tratamiento del joven Otto Warmbier, quien falleció en 2017 tras pasar 17 meses preso en ese país, antes de permitir que regresara en coma, a Estados Unidos donde murió el 17 de diciembre de 2017. Antes de la aparición del tuit, la Casa Blanca dijo que su política es “no comentar sobre las negociaciones de rehenes”.

De acuerdo con el diario The Washington Post, que cita en su reportaje a dos personas conocedoras de la situación, el enviado del Departamento de Estado para volar de regreso con Warmbier, Joseph Yun, firmó el acuerdo de pago de la factura médica siguiendo instrucciones del presidente estadounidense, Donald Trump. La firma fue autorizada y la factura permanecía sin ser saldada desde 2017.

El Gobierno de Estados Unidos mantiene la política desde hace décadas de no pagar ningún tipo de rescate por la liberación de algún rehén estadounidense. Sin embargo, en 2015, el entonces presidente Barack Obama autorizó que las familias de los rehenes pudieran hacerlo por su cuenta, con la intención de que esos ciudadanos no corran riesgos en manos de gobiernos de corte dictatorial.

El presidente Trump ha hablado del líder norcoreano Kim Jong-un desde la muerte de Warmbier, diciendo que Kim le envió «cartas de amor». También elogió las habilidades de liderazgo del dictador norcoreano. En su infructuoso viaje a Hanoi, Vietnam, en febrero. El presidente estadounidense afirmó que Kim no estaba al tanto de la situación de Warmbier, y le tomó la palabra a Kim.