Crimen de odio: un muerto y heridos en atentado a una sinagoga en California

ESTADOS UNIDOS, San Diego.- Seis meses después de la matanza de 11 personas en una sinagoga de Pennsylvania, se ha producido un nuevo ataque con víctimas –un muerto y tres heridos– contra un lugar de culto de la comunidad judía: la sinagoga «Chabad» de Poway. El atacante fue detenido por la policía, cerca del templo. Su nombre: John Ernest, con antecedentes de violencia contra la religión.

Adam Pringle, un testigo, estaba sentado en el estacionamiento de una gasolinera cuando numerosos autos de policía y de la patrulla de caminos llegaron a la escena del tiroteo. Pringle observó cómo los agentes detenían a un hombre que corría con un rifle en la mano. «¡Manos arriba o te dispararé!», escuchó gritar a un oficial.

El Departamento del Sheriff del Condado de San Diego y el alcalde de Poway, Steve Vaus, confirmaron: «Tenemos cuatro personas con heridas de bala. Entre los heridos está el rabino que dirige la congregación. Fue un crimen de odio», dijo Vaus a los periodistas.

El sargento Aaron Meleen del Departamento del Alguacil del Condado de San Diego declaró que el tirador (Ernest) entró al templo, donde en ese momento había más de 100 fieles, pero no tenía suficientes balas o tuvo un problema con el arma. Añadió que se trataba de una «escena extremadamente caótica, con gente corriendo por todas partes».

Earnest, que prendió fuego a una mezquita el año pasado, escribió un manifiesto y lo subió a Internet declarando que preparar el ataque le había llevado cuatro semanas y que hacía esto «por el bien de mi gente». El ataque tenía como blanco a la comunidad judía. Así lo dejó claro el presidente, Donald Trump –cuya hija y yerno son judíos– al comentar que «esto es un crimen de odio».

Después del tiroteo, el rabino continuó hablando, dijo Minoo Anvari, otro testigo; también agregó que a una de sus amigas le dispararon. El tiroteo causó caos y confusión en las familias, porque muchos miembros no pudieron usar sus teléfonos celulares por razones religiosas.