Hace 22 años, Cunanan comenzó carrera de sangre hasta llegar a Versace

ESTADOS UNIDOS, Miami.- El 27 de abril de 1997, Andrew Cunanan mató a Jeffrey Trail, en Mineápolis (Minnesota), golpeándolo hasta la muerte con un martillo. El asesinato de Trail puso a Cunanan en una carrera de asesinatos en todo el país que terminó en julio cuando se suicidó en una casa flotante ,en Miami Beach. El joven pasó la mayor parte de su vida adulta como acompañante de hombres mayores ricos; viviendo un estilo de vida muy caro en San Diego, California, por encima de sus posibilidades.

Casi a finales de abril, Cunanan le dijo a sus amigos que se mudaría a San Francisco. Sin embargo, en realidad compró un boleto de ida a Minnesota después de rogar a la compañía de su tarjeta de crédito que le extendiera su límite de crédito. En Mineápolis, se reunió con David Madson, con quien había salido brevemente en el pasado. Aparentemente, Cunanan fue allí en un intento de continuar la relación. Jeffrey Trail, un conocido de Cunanan y Madson, se reunió con los dos en el apartamento de Madson, pero aún se desconocen los detalles de lo que sucedió allí. Las autoridades solamente saben que Cunanan asesinó a Trail y luego fue al lago East Rush, donde dos días después mató a Madson con un disparo en la cabeza.

Cunanan tomó el jeep de Madson y se dirigió a Chicago donde encontró a su siguiente víctima: el millonario Lee Miglin, de 72 años. Miglin fue atado con cinta adhesiva y apuñalado con tijeras de jardinería. Ya moribundo, Cunanan le cortó el cuello con una sierra. El 9 de mayo, después de manejar hacia el este a Nueva Jersey en el Lexus de Miglin, mató a su cuarta víctima, escapando de nuevo con el auto del muerto. Una cacería humana masiva tuvo lugar cuando el FBI lo incluyó en su lista de los «Diez más buscados».

Cunanan fue presentado en múltiples ocasiones en «America’s Most Wanted«, pero la prensa no le dio importancia en ese momento. Su fama alcanzó su apogeo el 15 de julio, cuando terminó con la vida del diseñador Gianni Versace fuera de su mansión en South Beach, en Miami. El 23 de julio, Fernando Carreira, el encargado de una casa flotante en Miami, encontró un intruso en el barco y llamó a la policía.

Sintiendo que estaba perdido, Cunanan se disparó en la cabeza, pero la policía, sin saberlo, espero durante cinco horas antes de ingresar al escondite. Fue hallado muerto en una cama, frente a un espejo. No ha surgido un motivo sólido para los asesinatos de Cunanan, aunque abundan los rumores de que era VIH positivo y que buscaba vengarse por su condición. Al final, estuvo a la altura de un comentario que alguna vez le dijo una profesora en el colegio secundario: «Serás el estudiante con más probabilidades de no ser olvidado».