Los candidatos a presidente de Panamá coinciden en la necesidad de «cambiar la imagen del país»

PANAMÁ, Panamá-. Los ciudadanos panameños son conscientes de que el nombre de su país está desde hace tres años en boca de gran parte del mundo. Sin embargo, el motivo por el que eso sucede no es digno de orgullo ni mucho menos. En marzo de 2016 se dio a conocer cómo 150 millonarios, gobernantes o deportistas utilizaban un estudio jurídico de su país para evadir impuestos: fue lo que se llamó «Panamá Papers» (o «Los papeles de Panamá»).

Esta situación no estuvo para nada exenta en el debate presidencial, rumbo a las elecciones del próximo 5 de mayo. «Al primer mes de asumir, nosotros vamos a crear un grupo en el sector con miembros del gobierno, el actual y anteriores, para rescatar el nombre de Panamá en el mundo», expresó el opositor Laurentino Cortizo. Este dirigente ganadero y empresario, de 66 años, lidera las encuestas y competirá por el Partido Revolucionario Democrático (PRD).

Rómulo Roux, su más importante competidor, también en la oposición, dijo: «Debemos defender la imagen del país debido a que nuestro sector de servicios está bajo ataque y lamentablemente no hemos podido defenderlo». Roux es excanciller y representa al partido Cambio Democrático. Esa agrupación, el segundo con más miembros en el país, pudo llegar a la presidencia en dos oportunidades: la última con Ricardo Martinelli en 2009.

Entre Roux y Cortizo se disputarán las elecciones, tal como indican las encuestas previas. De hecho, pese a la coincidencia en estos temas, están enfrentándose duramente en las declaraciones de campaña. En claro segundo plano aparecen otros candidatos como José Isabel Blandón y Ana Matilde Gómez. El actual mandatario panameño es Juan Carlos Varela Rodríguez, quien finaliza su mandato el próximo 1 de julio y no puede ser reelecto.

Su gobierno buscó hacerle frente a esta situación mediante una serie de reformas. La intención de las mismas fue blindar al sistema financiero, penalizar con prisión la evasión fiscal e intercambiar información financiera automáticamente, apoyándose en los parámetros que exige la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), algo destacado recientemente por funcionarios del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Panamá logró salir en este último tiempo del listado de paraísos fiscales de la Unión Europea y está fuera de el del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI). No obstante, mantiene en sus espaldas la eterna sospecha de facilitar la evasión impositiva. Esto ahuyenta la llegada de inversiones, porque las empresas o privados que tengan intención de invertir corren el riesgo de ser penalizados en los países donde tienen sus casas matrices.