Los «Chalecos Amarillos» protestaron en París contra Macron y sus medidas (Videos)

FRANCIA, París.- A través de diversos medios y agencias informativas, se conoció la convocatoria en la capital francesa a una manifestación en una «convergencia de luchas», con motivo de desafiar al gobierno del presidente Emmanuelle Macron y las medidas que este adoptó durante la semana en contra de las protestas de los «Chalecos Amarillos», movimiento que por cuarto sábado consecutivo salió a las calles.

En la capital, la protestas más numerosa había sido convocada por el sindicato Confederación General del Trabajo (CGT), con el apoyo de los partidos de izquierda, empezando por la Francia Insumisa (LFI) y el Partido Comunista Francés (PCF). El pasado jueves el gobierno de Macron había prohibido en la capital las concentraciones, específicamente en la avenida de los Campos Elíseos y en el entorno de la catedral de Notre Dame, la cual sufrió un incendió hace más de dos semanas y está en proceso de restauración.

Asimismo, se reportó que un grupo de «chalecos amarillos» organizó una ruta por sedes de algunos de los grandes medios audiovisuales para quejarse de lo que llaman «un tratamiento parcial» a sus exigencias. Acto seguido, se originaron enfrentamientos con las fuerzas de seguridad cuando los participantes intentaron entrar en el barrio de las instituciones europeas, en las que se habían prohibido de forma preventiva las concentraciones, como en la explanada de la estación y en el centro histórico.

Esta semana el gobierno francés presentó un paquete de medidas destinado a controlar a los «chalecos amarillos», entre las cuales destacó una rebaja del impuesto sobre la renta a las clases medias y el progresivo restablecimiento de la indexación de las pensiones a la inflación, sin embargo, los líderes sindicalistas de estos movimientos consideran insuficiente estos anuncios y por consecuente siguen convocando a protestas de forma continua.

El movimiento de los chalecos amarillos, es un movimiento social de manifestación que se formó en Francia a partir del mes de octubre del 2018, tiene su origen en la difusión en las redes sociales de llamadas de los ciudadanos a protestar contra el alza en el precio en varios sectores, tales como combustibles, injusticia fiscal y la pérdida del poder adquisitivo. El movimiento se presenta a sí mismo en los medios de comunicación como «espontáneo y sin portavoz oficial», según han declarado en as propias protestas.

Según informes de agencias informativas desde el inicio del movimiento al menos 11 personas han muerto de las cuales 10 fueron atropelladas por vehículos de particulares que trataron de forzar el paso de las barreras de los manifestantes. Durante las protestas se estima que hay más de 750 heridos, incluyendo 136 efectivos de los cuerpos de seguridad del estado.