Postergan inicio de obras del nuevo aeropuerto de México y revelan más detalles sobre el proyecto

La construcción del nuevo aeropuerto de México que, según el propio presidente Andrés Manuel López Obrador, habría comenzado este lunes en la Base Aérea Santa Lucía fue pospuesta para el próximo mes de junio después de que se realice el estudio de impacto ambiental. Sin embargo, en torno al reemplazo del anterior proyecto de Texcoco por esta obra, se han revelado nuevos detalles sobre su costo, capacidad y proyección de sus operaciones aéreas.

La nueva terminal que será construida por militares, se estima que comience a operar con su primera pista a mediados de 2021 con una capacidad inicial de 20 millones de pasajeros al año que, eventualmente, podrá escalar hasta 80 millones, informó este viernes en conferencia de prensa el general Ricardo Vallejo, director de la Escuela de Ingenieros Militares.

En cuanto a la prospección del aeropuerto “su máximo potencial de desarrollo transcurrirá en 50 años”, comentó el oficial. Tendrá una inversión estimada en 68 mil millones de pesos mexicanos equivalentes a 4 mil millones de dólares y entre las características que destacan, el nuevo aeropuerto contará con tres pistas de aterrizaje y un tren ligero para la interconexión con la terminal de Benito Juárez.

Además, Vallejo agregó que el estacionamiento tendrá inicialmente una capacidad de 4 mil vehículos, y 41 años después esta cifra aumentará a 6 mil. Así mismo, el militar informó que en los primeros años después de finalizada la construcción, el aeropuerto hará 190 mil operaciones aéreas anuales, pero para el final de su crecimiento cerrará en 750 mil operaciones.

Por su parte, el secretario de Transporte y Comunicaciones, Javier Jiménez Espriú, señaló que también se desarrollarán trabajos de remodelación en el actual Aeropuerto Internacional Benito Juárez, el cual dispondrá de una tercera terminal en el lugar donde se encontraba el hangar del avión presidencial, esto permitirá elevar su capacidad para el movimiento de 50 millones de pasajeros al año.   

Al igual que el anterior proyecto de Texcoco del expresidente Peña Nieto, el nuevo aeropuerto en Santa Lucía también ha sido objeto de críticas en torno a la distancia que lo separa de la capital mexicana a unos 47 kilómetros al norte, mientras que el actual Benito Juárez se sitúa en plena capital, lo que podría complicar las conexiones a través de la ciudad. Incluso se han generado dudas sobre si ambos aeropuertos podrían operar simultáneamente.