Detuvieron a excandidato presidencial paraguayo por recibir coimas del contrabando

Asunción, Paraguay-. Agentes paraguayos detuvieron este fin de semana en Asunción al excandidato a la presidencia del país en los comicios de 2018, Ramón Benítez, por presuntas coimas recibidas como jefe del Departamento Técnico Aduanero de Vigilancia Especializada (Detave) para permitir el ingreso de mercaderías de contrabando, informó la Fiscalía Anticorrupción.

La estrategia de aprehensión consistió en un operativo encubierto en el que agentes de incógnito le entregaron un supuesto soborno por un valor de 1.500 dólares en billetes fotocopiados. Benítez –quien también es general retirado– mordió el anzuelo y aceptó el soborno a cambio de permitir el ingreso de productos de contrabando en puestos aduaneros.

Allanaron –además– el domicilio de Benítez en el barrio Salvador del Mundo de la capital paraguaya y el puesto aduanero de Vista Alegre en el departamento de Presidente Hayes, punto recurrente de actividades ilícitas al norte de Asunción, como parte de la operación policial desarrollada conjuntamente por la Fiscalía y la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad).

Durante el allanamiento en Vista Alegre, también fue detenido el director de ese puesto aduanero del Detave, Osmar Samudio, mientras que en otro puesto de control en el departamento de Alto Paraná –al oriente en frontera con Brasil y Argentina– resultó arrestado el titular de ese destacamento, Diego González, en el marco del operativo.

El operativo fiscal a Ramón Benítez se produjo de manera coordinada entre varias instituciones públicas como parte del denominado “Operativo Brillante”. El presidente de Paraguay, Mario Abdó, celebró el operativo a través de su cuenta de Twitter, en el que reiteró que la lucha de su Gobierno contra la corrupción se lleva a cabo «caiga quien caiga», escribió.

Antes de desempeñarse al frente de la Detave –desde septiembre de 2018– Benítez comandó entre 2014 y 2015 la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), un grupo mixto de militares y policías creado en 2013 para combatir a la guerrilla Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). Posteriormente se presentó a las elecciones generales de abril de 2018 con una campaña basada en la seguridad y en fortalecer el papel del ejército.