Diputados opositores buscan dar un primer paso hacia la «revolución industrial verde» en Gran Bretaña

LONDRES, Gran Bretaña-. Las protestas llevadas a cabo por miles de jóvenes en distintas ciudades de Europa pidiendo acciones activas para afrontar el cambio climático parecen empezar a generar efectos. La oposición laborista en Gran Bretaña pidió al Parlamento que declare la «emergencia climática» el próximo miércoles. Este es uno de los pedidos de «Extinction Rebellion«, el grupo que reúne a parte de los activistas que lideran estas protestas.

Rebecca Long-Bailey, diputada laborista y ministra de Energía del «gobierno en la sombra», que en la tradición británica está conformado por las principales figuras de la oposición, informó que este miércoles se presentará al Parlamento el pedido de emergencia. Long-Bailey pronosticó que esta decisión sería el primer paso hacia la «revolución industrial verde» que impulsan los grupos activistas a favor del cambio climático.

«Esto precisa una emergencia nacional, una misión, para atraer las inversiones públicas pero también las inversiones privadas, para que todos en Reino Unido respondan a este desafío», dijo la diputada en declaraciones periodísticas, impulsando el tema. Al mismo tiempo, continuó detallando el objetivo de «reducir nuestras emisiones tóxicas en un 45% para 2030, con respecto a 2010, y alcanzar un cero neto para 2050».

En caso de que el Parlamento apruebe este pedido, se convertiría en «el primero del mundo en declarar la emergencia climática y medioambiental», detalló Long-Bailey. El anuncio lo comunicó el líder opositor Jeremy Corbyn en la noche del sábado. Luego, por Twitter, señaló que «debe haber un despertar masivo y necesario para una acción rápida y fuerte» contra el cambio climático. Al mismo tiempo, pidió «reimaginar el sistema de energía británico».

Corbyn destacó además el rol de «Extinction Rebellion» en el tema ambiental, al referirse al «activismo inspirador de estas últimas semanas en materia de lucha contra el cambio climático». La activista adolescente sueca Greta Thunberg, que apoyó a Extinction Rebellion en las movilizaciones de Londres, celebró en Twitter la medida. «Esto envía un mensaje claro, y no podemos resolver una emergencia sin tratarla como una emergencia», escribió en la red.

Thunberg también pidió en su posteo que «otros partidos lo sigan». Sin embargo, desde el Partido Conservador británico, opuesto al Laborista, dijeron que la fuerza opositora no tiene «ninguna credibilidad en materia política energética». «Reino Unido era el miembro del G8 más dependiente de los combustibles fósiles cuando ellos estaban en el poder», sentenció un comunicado firmado por Helen Whately, vicepresidenta del Partido Conservador.