Médicos británicos torturaron a los cautivos de ISIS “extirpando órganos”

INGLATERRA, Londres.- Dos profesionales de la salud nacidos en Gran Bretaña llevaron a cabo atroces experimentos en prisioneros de ISIS ,en Siria. El doctor Issam Abuanza, de 40 años, dejó a su esposa y sus dos hijos en Inglaterra en 2014 para convertirse en el «Ministro de Salud» del Estado Islámico, según la inteligencia británica. El doctor farmacéutico Mohammed Anwar Miah, quien primero afirmó haber viajado a Siria para trabajos humanitarios, también está acusado de realizar macabros experimentos químicos al estilo de los nazis.

Anwar ayudaba a Issam a extraer órganos de los cautivos indefensos, que eran trasplantados a yihadistas heridos o vendidos en el mercado negro internacional para financiar el terror. Los órganos sobrantes de los torturados eran arrojados a las celdas de otros rehenes para atormentarlos y aumentar el miedo.

El equipo médico de diez hombres, dirigido por Issam y Anwar, también ha sido acusado de someter a los detenidos a pruebas químicas mientras ISIS arrasaba la región entre 2014 y 2017. Las desgarradoras revelaciones recuerdan el sufrimiento inhumano en los campos de concentración nazis durante la Segunda Guerra Mundial. El grupo activista sirio , “Sound And Picture”, cuyos miembros vivían bajo el dominio total de los yihadistas, puso al descubierto el ansia de sangre sin fundamento de ISIS.

Aghiad al-Kheder, cofundador del grupo, publicó: «El Estado islámico necesitaba demostrar que era un gobierno y no un grupo radical, por lo que nombró un ministro para todo. Cuando Issam, el ministro de salud, atendía a un prisionero, lo mataba poco a poco. El objetivo era verlo gritar y sufrir, sin manos, sin piernas, hasta desangrarlo”. Con sus métodos de “carnicero”, se hizo conocido por su crueldad inquebrantable. En una ocasión, encerró a un piloto jordano en una jaula y lo quemó vivo para «oler su carne».

Ambos médicos británicos –quienes compartían el apodo de Abu Obayda– realizaron sus procedimientos en hospitales de los antiguos bastiones de ISIS en Mayadin y Deir Ezzor, entre 2015 y 2017. Allí, según testigos, encerraban a los prisioneros en cuartos especiales con sus cuerpos desmembrados. Issam, quien abandonó a su familia hace cinco años después de comentar que los médicos eran tratados como mendigos en Gran Bretaña, ahora está escondido en cuevas cerca de Al-Baghouz. Anwar está en manos de las fuerzas de la oposición kurda junto con otros seis británicos, entre ellos dos presuntos miembros de la famosa banda de torturadores «Beatles» que decapitaron a rehenes occidentales.