Mujer asesinada por interponerse a las balas para salvar al rabino, su amigo

ESTADOS UNIDOS, San Diego.- «Recibimos información por teléfono de un usuario en internet de que un individuo estaba amenazando en las redes sociales con un atentado», dijo un funcionario del FBI.  Rápidamente, los agentes obtuvieron los datos del sospechoso, unos 15 minutos antes de que John Earnest abriera fuego en una sinagoga, matando a una mujer e hiriendo a otros tres (incluyendo una niña).

El mensaje contenía un manifiesto violentamente antisemita, donde decía que transmitiría en directo un tiroteo masivo por Facebook. “Cuando empezamos la búsqueda de los posibles blancos, nos llegó el anuncio del tiroteo en la sinagoga de Chabad, en Poway”, agregó el agente; pero el FBI alertó a Facebook, que inmediatamente borró el perfil de Earnest.

Ernest, el asesino de la Sinagoga.

Mientras tanto, en las últimas horas se supo que la mujer fallecida en el tiroteo en la sinagoga se paró frente a las balas que apuntaban a su viejo amigo y rabino mientras él corría para evacuar a los niños. Los amigos comentan que la acción de Lori Gilbert-Kaye, de 60 años, estuvieron de acuerdo con los principios del rabino: siempre el primero en ayudar con la fuerza de la fe a los más necesitados.

Kaye murió en el templo de Chabad cuando un estudiante de enfermería de 19 años que abrazaba creencias antisemitas abrió fuego con un rifle. El rabino Yisroel Goldstein, amigo de Lori desde hace 30 años, sufrió heridas en las manos, pero sobrevivió al ataque e, incluso, dio un sermón a la congregación antes de ser trasladado a un hospital. Horas después de haber sido dado de alta y con las manos vendadas, Goldstein se dirigió a una multitud: «Mira el amor. Mira el calor. Cada uno de nosotros tiene una misión en la vida que cumplir».

Más de mil personas asistieron a una vigilia en el Parque Val Verde, en Poway, el domingo por la noche. Algunos tenían velas de Yahrtzeit, que se encienden en memoria de los muertos en el judaísmo. La vigilia terminó con canciones en hebreo y el tradicional tema «Dios bendiga a América», cantada por el alcalde de Poway, Steve Vaus, quien también ha grabado canciones como Buck Howdy.

Goldstein señaló que el presidente Donald Trump lo llamó el domingo por la tarde y hablaron durante 15 minutos sobre el antisemitismo y lo que se puede hacer para prevenirlo. Le dijo al Presidente que le gustaría ver que los sistemas de escuelas públicas implementaran un momento de silencio diario para meditar. Además, le confesó: «Que todos sepan que una mujer, mi amiga Lori, intervino y me salvó la vida».