El perfil del líder de EI: tímido, con un entorno reducido y la idea de ser «la antítesis de Bin Laden»

BAGDAD, Irak-. El líder del grupo yihadista Estado Islámico (EI), Abu Bakr Al Bagdadi, reapareció este lunes por primera vez en cinco años en un video. Si bien los grupos terroristas suelen manejarse con hermetismo y utilizan la figura de su líder en situaciones puntuales, llama la atención en el caso de Bagdadi, quien habiendo encabezado una formación que estuvo en el centro de la escena mundial, sea una persona desconocida para gran parte del planeta.

Bagdadi está en la clandestinidad. Se presume que estaría escondido en el desierto sirio, ya que su autoproclamado «califato» ,en 2014, fue derrotado en la batalla final de Baghuz , en Siria. Fue el último reducto del EI, que cayó en marzo pasado, según proclamaron las fuerzas kurdas. Desde entonces, el iraquí, quien llegó a liderar los destinos de siete millones de habitantes en Siria e Irak, estaría apenas dirigiendo a tropas diseminadas.

Pero este hombre, por cuya captura los Estados Unidos ofrecen 25 millones de dólares, tiene unas peculiares características individuales. La gran intención personal y de su organización es que se convierta en «la antítesis de Osama Bin Laden«. Los expertos sostienen que mientras el afgano sembró durante años el terror en los Estados Unidos, Bagdadi es desconocido. Bin Laden, jefe histórico del grupo terrorista Al Qaeda, fue masacrado en 2011 en Pakistán.

De hecho, cuando la coalición anti EI mencionó en reiteradas oportunidades que su primer objetivo era terminar con el «califato» y no con la captura o la muerte de su líder. A Abu Bakr Al Bagdadi, quien resultó herido al menos una vez, suelen llamarlo «el fantasma». Se conoce que su verdadero nombre es Ibrahim Awad Al Badri y padece de diabetes. Nació en una familia pobre, en Samarra , al norte de Bagdad, en 1971. De pequeño era gran aficionado al fútbol.

Hoy en día, Bagdadi se caracteriza por la poca cantidad de allegados que tiene. Conocido por tener una gran timidez, los expertos aseguran que «solo está rodeado de tres personas». Ellos serían su hermano Jumuaa, su chofer y guardaespalda Abdelatif Al Juburi, vinculado con él desde su infancia y Seud Al Kurdi, su mensajero. Hasta hoy, el líder de EI había aparecido solamente una vez en julio de 2014, en la mezquita Al Nuri de Mosul.

Bagdadi estudió teología en Bagdad y creó un grupo yihadista pequeño, tras la invasión de los Estados Unidos a Irak, en 2003. Fue detenido meses después y enviado a Bucca. En esa prisión, estaban encerrados iraquíes derrocados del régimen de Saddam Hussein y fue conocida como «la universidad de la yihad». Luego de su liberación, se unió a una fracción de Al Qaeda, que años después se transformó en «Estado Islámico».