La economía de la Unión Europea acelera su crecimiento y se aleja de las dudas del fin del año

BRUSELAS, Bélgica-. El crecimiento de la economía en la zona euro se aceleró un 0,4% durante el primer trimestre de 2019. El porcentaje corresponde a una expansión dos décimas superior a la registrada en los tres últimos meses del año último, según Eurostat, la Oficina Europea de Estadística. Entre los países, España se posiciona como el referente de este logro, luego de haber sufrido una dura crisis.

En términos interanuales, el crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) fue del 1,2% entre enero y marzo. Esta estadística considera los 19 países de la eurozona y el índice interanual fue el mismo que en el trimestre precedente. Por otro lado, la primera estimación de Eurostat para el PBI en estos países está una décima por encima que la proyección que prevé el proveedor de servicios financieros Factset, según los analistas consultados.

De esta manera, el ritmo de la actividad en Europa regresa a los niveles de principios de 2018, pero aún está muy lejos de los máximos registrados en 2017. No obstante, tal como ya realizó la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) achicó en abril el crecimiento previsto en la zona euro para 2019. Los motivos más grandes para esta determinación son el freno en la economía en Alemania y en Italia.

En la división según los países, España volvió a colocarse como líder del crecimiento en la eurozona: tuvo un avance del 0,7% en su PBI entre enero y febrero. Este número es una décima superior al registrado en el cuarto trimestre, lo cual fue celebrado positivamente por los analistas. En tanto, el crecimiento interanual del PBI subió al 2,4%. Entre las causas, la demanda interna se sitúa como principal motor de la expansión.

Tras años de crisis, España regresó a la senda del crecimiento en 2014, y desde entonces se mantiene por encima de la media de la zona euro. En la fragmentación según sectores, el mayor crecimiento se observó en la construcción (+1,8%) y la industria (+1,4%). En tanto, los servicios, que tienen el mayor peso en la economía, aumentaron un 0,8%. Contrariamente, la actividad cayó un 2%, en la agricultura, la ganadería y la pesca.

Continuando con las naciones de la eurozona, la economía de Francia creció un 0,3% durante el período analizado. Ese índice supone la mitad que España, y muestra que se mantiene el mismo ritmo que en el trimestre anterior. Austria, por su parte, sube además a un ritmo del 0,3%, mientras que Alemania aún no publicó su información, mientras que después de una contracción, Italia se expandió un 0,2% en estos meses de análisis.

Sobre las cifras de desempleo, Grecia encabeza la «lista negra», seguido por España. En el país ibérico, la desocupación rozó un 27% en el peor momento de la crisis en 2013, pero luego fue disminuyendo. La tasa quedó ahora en 14,7%. Los porcentajes más bajos se dieron en República Checa (1,9%), Alemania (3,2%) y Holanda (3,3%). La eurozona en su conjunto tuvo en este período un desempleo promedio de 7,7%, la cifra más baja desde septiembre de 2008.