El papa Francisco denunció que el desempleo es una «tragedia mundial»

VATICANO, Ciudad del Vaticano.- Durante la tradicional audiencia general con los fieles, que este miércoles coincidió con la fiesta del trabajo, el sumo pontífice se refirió a las actuales condiciones de desempleo en el mundo y calificó que este hecho es una «tragedia mundial», al tiempo que pidió elevar oraciones por todos aquellos que no logran conseguir un empleo pese a las necesidades que puedan estar padeciendo.

Respecto al Día del Trabajador, el papa Francisco resaltó la orientación divina. «Hoy celebramos la memoria de San José Obrero. Que la figura del humilde trabajador de Nazaret nos oriente siempre hacia Cristo (…), recemos especialmente por quienes no tienen un empleo, que es una tragedia mundial de estos tiempos», exclamó el pontífice en la plaza de San Pedro del Vaticano, ante miles de fieles que escuchaban.

Asimismo, los medios locales informaron que la catequesis de esta jornada estuvo centrada en la oración del «Padrenuestro» e insistió en que en ningún caso puede considerarse a Dios como el protagonista de las tentaciones, en alusión a la invocación. » El señor no es el protagonista de nuestras tentaciones, debemos estar con mucho cuidado en lo que significa esta oración y pedirle que no nos deje caer en la tentación», argumentó.

Francisco, previamente, recorrió en el papamóvil la plaza de San Pedro, donde fue aclamado por multitud de fieles, incluso llegó a sostener una breve conversación con un matrimonio que, desde detrás de las vallas de seguridad, dijeron que llevaban sesenta años de matrimonio. «¿Quién de los dos había tenido más paciencia?», cuestionó, a lo que la mujer respondió que su marido.

El primer representante de la iglesia católica ha sido centro de polémicas debido a sus declaraciones más recientes, tal como informamos en El Intransigente América, en temas tales como el aborto, la homosexualidad e incluso hasta el rol de los medios de comunicación, a los cuales tildó durante el pasado abril de pecadores. «Hay una manera de hacer periodismo que no es justa y tienen la posibilidad de caer en cuatro pecados que los amenazan constantemente y deben protegerse», expresó en su momento.

El papa también aprovechó esa entrevista con el periodista español Jordi Évole, para abordar el tema del aborto. «No es justo eliminar una vida humana para resolver un problema (…), no es lícito abortar en caso de violación aunque la entendería a ella en su desesperación», enfatizó. En otro orden de ideas, también se refirió con un claro mensaje a los padres de niños homosexuales. «Si ven cosas raras, consulten, vayan a un profesional».