CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

América

Tres trabajadores iniciaron huelga de hambre ante salida de Petrobras de Uruguay

La compañía de origen brasileño alega que su actividad en Uruguay es deficitaria, mientras se encuentra sumida en el escándalo de corrupción conocido como Lava Jato.

URUGUAY, Montevideo-. El pasado martes, tres trabajadores de Petrobras en Uruguay iniciaron una huelga de hambre frente a la sede del ministerio de Industria –en pleno centro de Montevideo– en el marco de un paro de 24 horas por la decisión de la firma brasileña de abandonar sus actividades en el país. La compañía de origen brasileño alega que su actividad en Uruguay es deficitaria, mientras se encuentra sumida en el escándalo de corrupción conocido como Lava Jato.

Los tres empleados, que pertenecen al sector gasífero de la compañía brasileña en Uruguay y que están respaldados por su sindicato, acusaron a la firma de “abandonar la gestión responsable” del servicio de gas por cañería del cual Petrobras es concesionaria desde el año 2004. Alegan también que el servicio “no puede funcionar con menos brazos” y aseguran que está en riesgo el abastecimiento de gas.

Aunado a esto, el presidente del Sindicato de los Trabajadores del Gas, Martín Guerra, informó que la firma ha reducido la plantilla laboral desde que inició sus actividades en Uruguay y que ahora amenaza con aplicar alrededor de 40 despidos, lo que se traduce en un 25% del total de empleados.

En relación a esta amenaza, los empleados quieren que se revoque la concesión de la explotación comercial del gas a Petrobras, en el marco de un prolongado y caldeado conflicto desde la semana pasada cuando tomaron el “control obrero” de instalaciones de la empresa en Montevideo.

Actualmente Petrobras se encuentra sumida en un escándalo de corrupción conocido como “Lava Jato” en Brasil, y de esto se ha desprendido el anuncio, emitido el pasado viernes, sobre  la venta de su red de gasolineras en Uruguay como parte de un proceso de reducción de activos para reposicionar su negocio.  Además, en un comunicado, la firma denunció “hostilidad” por parte de los trabajadores y sostuvo que no está dispuesta a “seguir acumulando perjuicios” en suelo uruguayo.

La firma, que se encuentra en un arbitraje con el Estado uruguayo y que asegura que acumula pérdidas por 116 millones de dólares en 15 años, no había planteado abandonar la concesión de distribución de gas, señaló el pasado viernes el ministro de Industria, Guillermo Moncecchi.