Excomandante de las FARC es asesinado en Colombia

COLOMBIA, Valle del Cauca-. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) sufrieron la pérdida más importante desde la firma del acuerdo de paz en 2016. Un excomandante de esta desmovilizada guerrilla, reconvertida en partido político, murió este martes en un ataque a tiros en el suroeste de Colombia, según informaron las autoridades policiales.

Jorge Enrique Corredor, más conocido por su antiguo nombre de guerra como Wilson Saavedra y de 49 años de edad, fue acribillado por dos hombres armados desde una motocicleta. El fallecimiento, producto de varios disparos, ocurrió cerca de la ciudad de Tuluá, en el departamento del Valle del Cauca, ubicado 200 kilómetros al suroeste de la capital Bogotá.

El ahora senador por la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, Carlos Antonio Lozada, lamentó el hecho y cuestionó al gobierno de Iván Duque. “Es inaceptable el silencio cómplice del gobierno que no dice nada frente a esta situación que está llegando a términos escandalosos e inaceptables para un Estado que firma un acuerdo de paz”, afirmó.

La víctima de este «inaceptable hecho», según Lozada, Jorge Corredor, fue comandante del frente 21 y de la columna Saavedra Ramos de las FARC, ahora desmovilizadas, pero con presencia en las montañas del suroeste del país. «Wilson Saavedra», su nombre de combate, integraba ahora un proyecto agrario con excombatientes apoyado por las Naciones Unidas.

En noviembre de 2016, las autoridades de las FARC y el gobierno del entonces presidente Juan Manuel Santos firmaron un histórico acuerdo de paz que logró culminar con más de medio siglo de violencia y conflicto en Colombia. El dramático saldo de la guerra del estado colombiano con la guerrilla más grande fue alrededor de 260.000 muertos.

En este acuerdo de paz, se definió que unos 13.000 miembros del grupo guerrillero depusieran las armas y conformasen el partido político FARC para integrarse a la sociedad civil. Sin embargo, no pudo concluir la violencia, ya aun luego de la firma, 131 excombatientes de las FARC murieron en ataques mortales no aclarados todavía. Corredor fue la víctima de más alto rango.