La tormenta solar que tiene en alerta al planeta

ESTADOS UNIDOS, Miami-. Los meteorólogos de todo el mundo están en alerta por la próxima llegada de una tormenta geomagnética que se estrellará contra la Tierra este miércoles. Este fenómeno, indican los expertos, está causado por una corriente de energía solar arrojada por el Sol, es el segundo evento similar de los últimos cinco días.

Los meteorólogos espaciales que los Estados Unidos tiene en el Centro de Predicción del Clima Espacial (SWPC) del servicio meteorológico de la NOAA, con sede en Maryland, estiman que las partículas cargadas de energía del Sol se desplazarán sobre el planeta Tierra. La alerta por esta futura tormenta geomagnética cubre a este miércoles y jueves.

Desde el centro de meteorología dieron precisiones con rigor técnico acerca del aviso de alarma. «La alerta de tormenta geomagnética G1 está ahora en vigor tanto para el 15 como para el 16 de mayo de 2019». Al mismo tiempo, vincularon este fenómeno al ocurrido el pasado 10 de mayo, cuando el Sol liberó una enorme Eyección de Masa Coronal (CME) de gas caliente.

Debido a los efectos anticipados de esa CME, conocida como plasma, luego del 10 de mayo de 2019 «hubo una serie de tres eyecciones de masa de la corona», ampliaron los meteorólogos de la NOAA al respecto. Los estudios sostienen que una vez que las CME llegan a la Tierra, suelen crear una serie de efectos que repercuten con perturbaciones en el suelo.

Una tormenta geomagnética como la que sucederá esta jornada implica una perturbación importante de la magnetosfera de la Tierra. La misma sucede cuando se da un intercambio muy eficiente de energía del viento solar hacia el entorno espacial que rodea a la superficie terrestre. Esta masa eyectada puede llegar en 18 horas a la Tierra, o tardar algunos días más, como ahora.

El peligro de fenómenos como este se da en la confusión provocada en los animales migratorios que dependen del campo magnético de la Tierra para su desplazamiento. Además, pueden darse desde fluctuaciones en la red eléctrica hasta apagones tecnológicos, aunque el efecto menor más usual de este tipo de tormentas es la aparición de auroras cerca de los polos.

La aurora boreal, la del polo norte, que aparece por la excitación de los vientos solares a partículas gaseosas de la atmósfera que provocan la emisión de luz, podrán ser vistas este miércoles y jueves. Sus efectos llegarán hasta los estados más hacia el norte de los Estados Unidos, aunque también podrían interrumpir los sistemas de navegación satelital.