Brutal asesino ejecutado: «Agradezco a Jesús lo que hizo por mí. Amén»

ALABAMA, Montgomery.- Un hombre condenado a muerte por su papel en una matanza cuádruple que siguió a una disputa por una camioneta fue ejecutado el jueves por la noche en Alabama. Michael Brandon Samra, de 41 años, fue declarado muerto después de una inyección de tres drogas en la prisión estatal de Atmore. Samra y un amigo, Mark Duke, fueron condenados por el asesinato del padre de Duke y su novia, y las dos hijas pequeñas de la mujer.

«Agradezco a Jesús por todo lo que hizo por mí», dijo Samra mientras yacía amarrado a una camilla con los brazos extendidos y terminó con la palabra «amén». Después de que las drogas comenzaron a fluir por su cuerpo, se quedó quieto, respiró hondo unas cuantas veces y movió un poco la cabeza. Tres minutos después, las manos de Samra se doblaron hacia adentro y su boca se abrió antes de fallecer.

Siete familiares de las víctimas estuvieron presentes, pero ninguno de los familiares de Samra asistió. El recluso tuvo una última llamada telefónica con su padre el miércoles y la ejecución se produjo dos horas después de que se reuniera con un consejero espiritual. Steven Sears, abogado de Samra, confirmó que el preso recibió una denegación de clemencia de la oficina de la Gobernadora, Kay Ivey, unas ocho horas antes de inyectarlo.

Duke y Samra fueron condenados originalmente por asesinato capital y sentenciados a muerte, pero la sentencia de Duke fue revocada porque tenía 16 años en ese momento, y la Corte Suprema prohibió posteriormente la ejecución de reclusos menores de 18 años en el momento de sus crímenes.

Duke y Samra mataron a los cuatro en una casa, el 23 de marzo de 1997. El día anterior, Mark Duke y su padre, Randy Duke, tuvieron una discusión acalorada sobre la negativa del hombre a prestarle al hijo su camioneta. Mark mató a su padre con un disparo en la cara y Samra disparó a la novia del hombre, Dedra Mims Hunt, que sobrevivió y huyó a otra parte de la vivienda. Mark la encontró en un baño y le disparó. Ya sin balas, usó un cuchillo para cortarle la garganta a la hija de 6 años de la mujer, Chelisa. Samra le cortó el cuello a la otra hija, de 7 años, Chelsea.