Cuba encuentra errores humanos en la tragedia de 2018

CUBA, La Habana-. El Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba informó este jueves nuevos detalles acerca de la investigación acerca del accidente aéreo de 2018. El organismo precisó que en la tragedia de La Habana, que dejó un saldo de 112 muertos y conmocionó al país, habría sido causada por una serie de errores humanos en la tripulación que conducía la aeronave.

El accidente ocurrió el 18 de mayo de 2018 y fue originado en la aeronave Boeing 737-200, gestionado por la aerolínea mexicana Global Air pero alquilado a la empresa Cubana de Aviación. En esa oportunidad, el avión se precipitó repentinamente ocho minutos luego del despegue, en las afueras del aeropuerto José Martí, de la ciudad de La Habana.

La Comisión Investigadora creada para investigar lo sucedido había sido conformada inmediatamente después del accidente, hace un año, y se estaba aguardando por los resultados de sus pericias. Ya meses atrás, la propia aerolínea Global Air había indicado que el avión había despegado con «un ángulo de ascenso muy pronunciado» y aquello había originado la tragedia.

Los datos aportados por las cajas negras de la aeronave estrellada indicaron «que la causa más probable del accidente fueron las acciones de la tripulación y sus errores en los cálculos de peso y balance, que conllevaron a la pérdida de control y desplome de la aeronave durante la etapa de despegue», detalló el informe de la Aeronáutica Civil cubana.

En su informe, además, el Instituto de la Aeronáutica Civil de Cuba «reconoce la cooperación de todo el pueblo y de las instituciones durante la investigación, así como de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte, el fabricante Boeing de Estados Unidos y la autoridad aeronáutica de México», según destaca la Presidencia cubana al dar a conocer el comunicado.

Por otro lado, la empresa Boeing está en el centro de atención mundial luego de accidentes cercanos en el tiempo ocurridos en este 2019 con el modelo 737 Max. Por ello, varias aerolíneas de todo el mundo impidieron que las aeronaves de este tipo salgan a volar, en caracter preventivo hasta que se sepa precisamente el origen de aquellos accidentes.