Nueva Notre Dame: obra «milagrosa» para quizás 2024 o tal vez 2034

FRANCIA, París.- Todos los idiomas de los rincones de la tierra se mezclan entre los saludos universales de las cámaras de iPhone o Samsung, dirigidos a las torres gemelas de color arena del ícono herido de París, la Catedral de Notre Dame, devastada por un incendio que envió nubes de humo a la capital francesa e imágenes impresionantes a través de las pantallas de TV de todo el mundo.

Hoy, Notre Dame se ve una vez más como antes del fuego, como una obra en construcción: los trabajadores evalúan la estabilidad de las paredes y toman medidas para preservar la catedral tal como está, mientras que los funcionarios públicos, ingenieros, arquitectos y el público debaten y trazan un camino para el futuro del majestuoso edificio.

Con 1.000 millones de dólares recaudados para la reconstrucción, el gobierno francés ha anunciado un concurso internacional para el diseño de una nueva Notre Dame. El presidente francés Emmanuel Macron dijo tras la tragedia que la catedral volvería a su antigua majestad en cinco años, para coincidir con la celebración en París de los Juegos Olímpicos de 2024. Otros que conocen las complejidades de mantener y reparar monumentos antiguos estiman de 12 a 20 años de minuciosa labor, o sea 2034.

En los últimos días pudo verse a los trabajadores quitando algunas piezas de ornamentación gótica para aliviar el peso de las paredes y en dos o tres semanas se retirarán los 30 grandes vitrales que rodean la parte principal de la catedral, que sobrevivieron a las llamas. En el exterior, un robot sigue limpiando los escombros con muchísimo cuidado.

¿Y qué hay del techo? ¿Debería ser reconstruido exactamente como estaba, rematado por la aguja gótica y la veleta con el gallo? Una mayoría de adultos franceses, 54 %, está a favor de restaurar Notre Dame a su apariencia original, según una encuesta. Sin embargo, arquitectos y diseñadores están lanzando ideas imaginativas para una catedral más moderna, incluyendo un enorme techo de cristal de Baccarat. «Tenga cuidado y tómelo con calma», es la carta firmada por 1.200 arquitectos, académicos y expertos históricos al presidente Francia.