Australianos acuden a elecciones legislativas tras atípica campaña electoral

AUSTRALIA, Sidney.- Apatía y un desencanto generalizado caracteriza el llamado a más de 16 millones de australianos a participar en las elecciones legislativas de este sábado 18 de mayo, y cuyos posibles resultados podrían cambiar el panorama político de ese país.

Cambio climático e inmigración son los temas más debatidos tanto por laboristas y liberales, principales partidos que se disputan los curules a ocupar los próximos tres años, y que desde ya han sido catalogados por analistas y políticos como «cínicos», tal lo describiera el anterior líder laboralista, Jhon Hewson entrevistado por la agencia CNN.

Las más recientes encuestas citadas por los medios australianos, no lucen muy alentadas para el partido Liberal, dirigido por el actual primer Ministro, Scott Morrison, quien asumiera el poder en 2018 tras el relevo de Malcolm Turnbull, fuertemente cuestionado por sus decisiones en materia energética.

Morrison ha basado su campaña en la promesa de fortalecer la economía, cuyo principal pilar es la industria metalúgica y cuyo PIB per cápita para 2017 se ubicaba en 53.799,94 dólares, así como la reducción de impuestos.

Sin embargo, los dirigentes laboralistas se estaría preparando para retomar el poder, con la esperanza puesta en los votos de los llamados indecisos, cuya elección estaría definida más por el tema ambientalista que por el apoyo a ciertas medidas económicas propuestas como el aumento de impuestos a la población con mayores ingresos.

Pese al apático clima electoral se espera la alta participación debido a la obligatoriedad del voto establecida desde 1924. Se calcula que 95% de la población cuenta con edad para ejercer ese deber, tan indispensable como el pago de los impuestos.