Con inusual caravana despiden a estudiante que evitó una masacre

ESTADOS UNIDOS, Colorado.- Una caravana de 600 autos marca Jeep rindió un tributo en la despedida del joven estudiante de origen hispano Kendrick Castillo, quien murió tratando de evitar que sus compañeros de escuela resultaran heridos durante un tiroteo en la escuela Stem School Highlands Ranch, en Colorado.

Castillo fue asesinado el pasado 7 de mayo, cuando un compañero de clase entró al aula, sacó una pistola y ordenó a todos que no se movieran. Castillo tomó acción, se lanzó hacia el pistolero y lo pegó contra la pared, pero recibió un disparo en el pecho, hiriéndolo fatalmente.

Sus acciones, sin embargo, permitieron a los compañeros de clase someter al individuo armado, previniendo muchas más lesiones. Castillo fue la única persona asesinada en este incidente.

Según los testimonios, unos 600 fanáticos y propietarios de autos Jeep se reunieron en Highlands Ranch el 15 de mayo para viajar en caravana antes de la celebración del servicio de vida para Castillo, como una manera de recordarlo. El muchacho siempre fue un amante de este tipo de autos, particularmente del Jeep Cherokee, según recuerdan sus amistades.

Los vehículos vinieron desde fuera del área metropolitana, y algunos tenían matrículas de Arizona, Wyoming y Utah, para honrar al adolescente asesinado. La policía también participó en esta ceremonia de recordación, en un evento poco común, pero los funcionarios dijeron que Castillo encarnaba el espíritu de los oficiales al dar su vida para proteger a los demás.

«Para nosotros y nuestro alguacil queremos honrar a Kendrick y a la escuela, porque él hizo lo que nosotros hacemos. Estamos aquí para proteger a las personas», dijo Tim Ralph, capellán de la Oficina del Alguacil del Condado de Douglas. «Tenemos que decir gracias».

Hastas el momento se desconocen los motivos que llevaron a Devon Erickson de 18 años y Maya McKinney de 16 años a dispararles a sus compañeros, pero se supo que ambos serán procesados como adultos por este crimen. Ambos ya comparecieron ante el juez y enfrentan cargos de homicidio en primer grado.