El primer país de Asia con matrimonio homosexual

TAIWÁN, Taipei-. Un hecho histórico se vivió este viernes en Asia, cuando el Parlamento de Taiwán aprobó la legalización del matrimonio homosexual. Este hecho lo convierte en el primer país de ese continente en hacerlo y lo coloca como la nación más amena para defender los derechos de los homosexuales de la región oriental, colmada por el conservadurismo.

Por decisión de los diputados taiwaneses, los ciudadanos de su país podrán formar «uniones permanentes exclusivas» entre las parejas del mismo sexo. Además de ello, mediante una cláusula especial que pueden peticionar a las agencias estatales, podrán acceder al «registro del matrimonio». Dos años atrás hubo un dictamen histórico en esta dirección.

La comunidad LGTB (Lésbica, Gay, Transexual y Bisexual) de Taiwán celebró con alegría esta ley, que significó coronar años de lucha para lograr el reconocimiento en derechos que las parejas heterosexuales tienen. «El 17 de mayo de 2019 en Taiwán, el amor ha triunfado», se sumó a los festejos la presidenta Tsai Ing-wen, que apoyó al tema en la campaña electoral.

Tsai agregó inmediatamente en Twitter que «hemos dado un gran paso hacia una verdadera igualdad y convertido a Taiwán en un país mejor», junto a una bandera arcoíris, que caracteriza a la comunidad LGTB y que por ello tenían las personas congregadas este viernes frente al Parlamento taiwanés, aguardando la sanción de la ley.

Multitud apoyando la ley (Fuente:@gCircuit en Twitter)

Esta aprobación tuvo su origen dos años atrás. En mayo de 2017, el Tribunal Constitucional había sentenciado como anticonstitucional el hecho de privar a las personas del mismo sexo del derecho de casarse. Además, había instado al gobierno a modificar la legislación con fecha límite al 24 de mayo de 2019. En caso contrario, había dictaminado, regiría el matrimonio gay.

Comunidad homosexual (Fuente:@kixes en Twitter)

En los últimos años Taiwán, no reconocido oficialmente por una China socialmente conservadora, fue uno de los países más progresistas de Asia en este tema, al punto que organizó el mayor desfile del orgullo gay del continente. Sin embargo, existían presiones en la oposición y no pudieron avanzar aún con la adopción homosexual, priorizando primero el aval al matrimonio.