Sánchez ofrece importantes lugares a catalanes

ESPAÑA, Madrid-. El presidente de Gobierno de España, Pedro Sánchez, continúa el camino hacia la formación del nuevo gobierno, luego del triunfo electoral en abril. Ahora, definió reforzar su alianza con los sectores catalanes, claves para la moción de censura con la que llegó al poder y vitales para provocar la crisis que precipitó el llamado a elecciones.

En esta oportunidad, el líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), eligió a dos catalanes para presidir el Congreso y el Senado en la próxima legislatura. La medida fue dada a conocer por el referente socialista en la región catalana, Miquel Iceta. Este último había sido vetado a presidir el Senado por los líderes independentistas, contrariando a Sánchez.

Ahora, los catalanes elegidos resultaron Meritxell Batet, actual ministra de Asuntos Territoriales del Gobierno, y el filósofo Manuel Cruz. Ellos pasarán a ser, una vez conformada la legislatura, la tercera y la cuarta autoridad del país, algo inédito e histórico para España, tradicionalmente ajeno a los catalanes desde el poder de Madrid.

Con esta decisión, Pedro Sánchez quiere emitir un mensaje claro a la sociedad catalana. «Está claro que detrás de una propuesta así hay un planteamiento político», afirmó Iceta a la prensa. Estas dos figuras catalanas son partidarias del diálogo en su región y cuentan con el aval de Esquerra y Junts per Catalunya, que habían rechazado a Iceta anteriormente.

Luego de su acceso al poder a mediados de 2018, el presidente de Gobierno se mostró cercano y conciliador con los catalanes, intentando alejarse de la postura de dureza llevada a cabo por su predecesor Mariano Rajoy. Eso funcionó durante gran parte del mandato, pero la tensión provocada por el comienzo del juicio a los independentistas cambió el panorama.

El rechazo de Sánchez a intervenir para frenar el proceso judicial que aún se mantiene en Madrid derivó en la falta de apoyo de los dirigentes al presupuesto del socialista y el final de la alianza. Con esta medida, busca volver a acercarse. Sin embargo, Iceta dejó en claro este viernes que «no se puede poner la estabilidad del gobierno en función del independentismo».