Zimbabue vende elefantes por falta de espacio

ZIMBABUE, Harare-. El país africano de Zimbabue se vió obligado a vender casi 100 elefantes a China y Dubái en los últimos años, informó la agencia nacional de la fauna salvaje de dicha nación. Los animales fueron vendidos por un precio total de 2,7 millones de dólares, y el motivo habría sido la sobrepoblación de paquidermos en sus parques.

El vocero de esta agencia zimbabuense, Tinashe Farawo, afirmó que la presencia de demasiados elefantes en los parques nacionales hacía que estos animales penetren en asentamientos humanos, destruyendo los cultivos y hasta poniendo en peligro vidas humanas. «Tenemos 84.000 elefantes para una capacidad de 50.000», enfatizó Farawo al respecto.

«Creemos en el uso sostenible de los recursos, así que vendimos unos pocos elefantes para cuidar del resto», siguió justificando la política al respecto de su país. «Perdimos a 200 personas en los últimos cinco años en casos de conflicto humanos-animales y al menos 7.000 hectáreas de cultivos, agregó el vocero, quien además vinculó la sobrepoblación al cambio climático.

En tanto, un periódico local precisó que entre 2012 y 2018, 93 elefantes fueron trasladados a parques de China y cuatro de Dubái, a cambio de entre 13.500 y 41.500 dólares cada uno. El dinero de las ventas, afirmó el vocero de la agencia de fauna salvaje de Zimbawue, irá para proyectos contra la caza furtiva y planes para la conservación de la naturaleza.

Varias naciones africanas buscaron en los últimos años que se relajen las reglas internacionales sobre el comercio de marfil de paquidermos. Botswana, Namibia, Zambia y el propio Zimbabue están entre los países que hicieron este reclamo, alegando el motivo de la sobrepoblación de elefantes en varias regiones africanas.

No obstante, los números oficiales indican lo contrario. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza informó que en la última década, la cantidad de elefantes en el continente de África menguó entre cerca de 111.000 ejemplares hasta 415.000, en gran parte por motivo de la caza furtiva, cada vez más avanzada en la región.