6 hábitos claves para dormir mejor de noche

1. Hay que tratar de evadir los alimentos energizantes en momentos previos de ir a la cama. Lo ideal es ingerir infusiones relajantes que ayuden a dormir plenamente durante toda la noche. Ahora bien, no se trata de eliminar las bebidas estimulantes por completo, hay que evitar su consumo 5 horas antes de dormir. Lo mismo sucede con el alcohol y la nicotina, ya que también espantan el sueño.

2. Así como hay que estar pendientes de lo que se consume antes de dormir, también hay que prestar especial atención a lo que se hace. Cuando el organismo está en estrés se fomenta la producción de una hormona llamada cortisol, la cual activa las sensaciones de alarma. Por otro lado, leer un libro, darse un baño caliente y escuchar música relajante son buenas actividades para la noche.

3. Tener un dormitorio con un ambiente fresco y armonioso también es fundamental para conciliar el sueño por las noches. Igualmente, es mejor acostarse en la oscuridad, por lo tanto, tener persianas o cortinas gruesas que impidan la entrada de iluminación exterior serán de gran ayuda. Asimismo, hay que invertir en una cama de calidad con un buen colchón y cómodas almohadas.

4. No es recomendable hacer ejercicios físicos justo antes de dormir, lo mejor es entrenar en las mañanas o 3 horas previas de irse a la cama. De hecho, la idea es terminar el día con cansancio (no agotamiento extremo), pues así el cuerpo se relajará inmediatamente al envolverse entre las cobijas. De seguro, se sentirá mayor placer y se evitará la frustración de no dormirse rápidamente.

5. En relación con el punto anterior, evitar las siestas también funciona para conciliar mejor el sueño durante las noches. En caso de necesitar un descanso de verdad en pleno día, lo recomendable es hacerlo antes de las 17 horas y por un corto tiempo. Quizás cueste un poco al principio, pero cuando se logra mantener hábitos sanos, el cuerpo lo agradece y responde mejor.

6. Es importante tener una adecuada hidratación durante el día, mínimo se deben ingerir 2 litros de agua, de tal manera, cuando llegue la noche no existirá la necesidad de beber tanto líquido, lo que evitará despertarse a cada momento para ir al baño. Además, dichas interrupciones constantes del sueño durante la noche no son nada placenteras.