Geniales consejos para mantener la ropa en excelente estado

1. Ante todo, se debe resaltar que una vez quitada la prenda de vestir, hay que dejarla colgada en una zona aireada y fresca, no es necesario introducirla de inmediato en la cesta de la ropa sucia o doblarla dentro del armario. En caso de que aún se encuentre limpia y sin malos olores, es mejor darle un uso más antes de lavarla.

2. Es importante separar las piezas de distintos colores, percatarse de no introducir prendas delicadas dentro de la lavadora, tratar de respetar las cantidades de jabón y suavizante para no excederse en su aplicación, verificar que el programa de la máquina sea el adecuado para lavar dicha ropa y asegurarse de no exponerla a calor excesivo en la secadora.

3. En relación con el proceso de lavado, también es relevante señalar que los pantalones de denim (jeans) deben ser colocados dentro de la máquina al revés, es decir, doblarlos para que la superficie no se destiña tanto. Asimismo, aquellas prendas que tengan accesorios, botones o cremalleras deben ser introducidas en una bolsa de tela especial para lavandería, pues así se protegerá la ropa.

4. Por otro lado, es necesario identificar las prendas que deben ir dobladas dentro del armario y aquellas que será mejor colgarlas con perchas para cuidar el estilo de la ropa y evitar los enredos. Ahora bien, en cuanto a los vestidos finos y camisas que cubran los hombros hay que usar perchas con acolchado, pues así no se dañará su forma.

5. Las prendas hechas de cuero no pueden ser lavadas a máquina, se deben limpiar a mano con el método en seco. Otro aspecto fundamental para cuidar la ropa de cuero es guardarla dentro de una bolsa sin doblarla, de lo contrario, se podría causar una deformidad, lo cual arruinaría totalmente el look. Asimismo, es recomendable aplicar crema hidratante sobre la tela de cuero.

6. Por supuesto, también es esencial tomar en cuenta qué tipo de productos se pueden usar para mantener la ropa en excelente estado. Hay que revisar bien las etiquetas y asegurarse de no comprar jabones con sustancias artificiales químicas que sean muy abrasivas. De hecho, lo ideal es adquirir limpiadores, suavizantes y blanqueadores orgánicos; lo natural siempre será mejor.