Estados Unidos acusa a Irán de atacar sus naves

ESTADOS UNIDOS, Washington D.C.- El gobierno estadounidense acusó a Irán de haber estado vinculado al ataque que su flota de cuatro navíos en el Golfo Pérsico recibió a principios de mayo. Frente a esta denuncia, el funcionario de la administración de Donald Trump afirmó que «estamos preocupados y lo más alerta que podemos».

En su llegada a los Emiratos Árabes Unidos este miércoles, el consejero de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, John Bolton, manifestó a la prensa que Irán estuvo «casi seguramente» detrás de los actos de sabotaje del 12 de mayo pasado contra cuatro naves frente a las costas del emirato de Fuyaira, a la entrada del Golfo Pérsico.

«No tenemos ninguna duda sobre la identidad del responsable de esta situación», agregó luego el funcionario, y describió que los buques, entre ellos dos petroleros sauditas, fueron dañados mediante «minas navales». «¿Quién más podría hacer eso? ¿Alguien de Nepal?», preguntó abiertamente el consejero, que anunció que junto a otros países, están investigando los hechos.

El gobierno de Hasan Rouhaní, de Irán, por su parte, condenó «con firmeza las acusaciones del gobierno de los Estados Unidos», a las que consideró «ridículas». Sin embargo, el vocero del área de Relaciones Exteriores del Estado, Abbas Musavi, sostuvo que «no son sorprendentes acusaciones tan ridículas», en un nuevo ataque a la gestión Trump.

Bolton llegó a los Emiratos Árabes Unidos para encontrarse con el príncipe heredero de Abu Dhabi, Mohamed ben Zayed Al Nahyan, y con su homólogo Tahnun ben Zayed Al Nahyan. Los temas de agenda de estos encuentros son las relaciones bilaterales y las tensiones en la región, que aumentaron tras una serie de medidas y acusaciones cruzadas entre Irán y Estados Unidos.

El Intransigente América informó días atrás que el vínculo diplomático entre ambos países está empeorando con el correr de los meses. Luego del acercamiento de 2015 que derivó en el tratado por la desnuclearización, el retiro de Estados Unidos del mismo, sanciones a la economía iraní, o el envío de un portaaviones, fueron medidas rechazadas por Irán.