CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

Mundo

Murió Irena Sendler, la enfermera que salvó a 2.500 niños judíos

Lech Kaczynski, presidente de Polonia, expresó su tristeza por el fallecimiento de la mujer, quien fuera postulada al Nobel de la Paz.

POLONIA, Varsovia.- Su vena filantrópica siempre estuvo presente hasta que falleciera el pasado 12 de mayo. Ya antes del conflicto militar que desencadenara la Segunda Guerra Mundial, entre 1939 y 1945, la enfermera polaca Irena Sendler, se desempeñaba como asistente social y colaboraba con las familias judías de menos recursos económicos que hacían vida en Varsovia.

Fue durante la persecución de los nazis alemanes en contra de la comunidad judía que era llevada a los campos de exterminio, que Sendler se involucró aún más. Para ello logró esconder en maletas y ataúdes a al menos 2.500 niños que serían llevados al campo de Auschwitz por los nazis, para posteriormente mantenerlos en casas de familias y conventos.

Su acción le valió torturas e incluso estuvo a punto de ser fusilada por las fuerzas militares alemanas, pero logró escapar de la muerte tras ser liberada por un uniformado que se compadeció de ella. Logró huir y cambiar su identidad, aunque siguió enfocada en ayudar a personas en orfanatos y conventos hasta el final de la guerra.

A sus 98 años, la llamada “madre de los niños del Holocausto”, mantenía su lucidez intacta, al punto de rechazar muchas veces el título de “heroína”, pues siempre le pareció insuficiente la ayuda a los judíos perseguidos durante la Segunda Guerra Mundial, durante la cual ocurrió el mayor genocidio de la historia: 11 millones de asesinados entre judíos, gitanos, homosexuales y otros grupos.

“En el gueto yo tenía una amiga que se llama Ewa y mi deseo fue salvarla de la muerte, eso me dio coraje para actuar. Cada día que pasaba comprobaba cómo se expandía la hambruna. Lo peor eran los niños, esos pequeños indefensos, decidí salvarlos a cualquier precio”, relató en una de sus últimas entrevistas a un canal francés para su documental El ángel de Varsovia.

Lech Kaczynski, presidente de Polonia, expresó su tristeza por la muerte de la mujer, quien fuera postulada al Nobel de la Paz y premiada con la medalla israelí Yad Vashem de los Justos entre las Naciones, en el año 1965. “Fue una mujer excepcional”, afirmó para los medios de comunicación.