Pasos básicos de una rutina para cuidar el cutis

LIMPIEZA Ante todo, hay que lavarse la cara y asegurarse de retirar toda la grasa e impurezas acumuladas. De nada servirá aplicar la mejor crema hidratante, si el rostro está sucio. Además, para garantizar mejores resultados este primer paso debe realizarse diariamente de día y noche. Por fortuna, existen muchos productos en el mercado de la belleza para limpiar el cutis.

TONIFICACIÓN Algunos limpiadores faciales también incluyen la función de tonificar, lo cual es ideal porque este es un paso que no se puede quedar por fuera de la rutina. Gracias a este proceso se equilibra el pH de la piel, por eso es tan importante en el skin care. De tal manera, el cutis estará listo para absorber los humectantes y beneficiarse al máximo.

HIDRATACIÓN Ya sea en crema o productos de gel, es fundamental contar con un hidratante facial para el día y otro que se puede usar en la noche. Por otro lado, también existen óleos naturales como el aceite de coco que son muy beneficiosos para el cutis. Asimismo, para mantener la piel hidratada es necesario tomar abundante agua (mínimo 2 litros diarios).

Esos son los 3 pasos básicos para llevar a cabo una adecuada rutina del cuidado de la piel. Ahora bien, hay otra práctica que es esencial, pero no debe realizarse todos los días; se trata de la exfoliación. Este proceso sirve para remover las células muertas y lo ideal es hacerlo una vez a la semana. Para obtener excelentes resultados se recomienda usar azúcar o sales marinas y aceites naturales.

La naturaleza es una gran aliada de la belleza, pues para darle vida a la piel se pueden crear mascarillas y exfoliantes con avena, yogurt natural, aguacate, miel de abejas pura, rosa mosqueta, aloe vera, aceite de oliva extra virgen, óleos esenciales de lavanda y almendras, carbón activado, entre otros, cuyos usos se pueden encontrar en publicaciones previas. ¡Búscalas!

Aunque existen diversos tratamientos con ingredientes naturales y cientos de productos en las tiendas de belleza o farmacias, antes de iniciar una rutina de skin care, lo mejor es consultar con un especialista. De tal forma, se garantiza una buena inversión en limpiadores, cremas o exfoliantes que sean verdaderamente beneficiosos y aptos para el tipo de cutis. De lo contrario, se pueden sufrir efectos secundarios.