CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

Mundo

A prisión por divulgar el video del atentado en Nueva Zelanda

Un hombre oriundo de Nueva Zelanda, de 44 años de edad, deberá pasar 21 meses detenido por haber distribuido imágenes del video de la masacre de Christchurch, que dejó más de cincuenta muertos

NUEVA ZELANDA, Christchurch-. Un hombre oriundo de Nueva Zelanda, de 44 años de edad, deberá pasar 21 meses detenido por haber distribuido imágenes del video de la masacre de Christchurch. Aquel atentado dejó 51 muertos el 15 de marzo de este año y fue difundido en vivo por Facebook, con imágenes privadas del el propio autor.

El neozelandés Philip Arps había sido capturado por las fuerzas policiales después de cuatro días del atentado en el que un hombre armado con fusiles asesinó a fieles de dos mezquitas de la localidad de Christchurch. A través de una cámara que él mismo tenía colocada, el registro de la matanza se mostró en vivo por la red social.

La corte distrital de la localidad de Christchurch corroboró que Arps distribuyó el video a varias decenas de personas. Además, el neozelandés tenía otra versión modificada del registro que sumaba un efecto de mira telescópica y un conteo de los muertos a medida que eran asesinados. Arps, en tanto, se declaró culpable de las acusaciones.

El juez distrital Stephen O’Driscoll señaló en su sentencia que la matanza de marzo fue un “crimen de odio contra la comunidad musulmana”. En el mismo sentido, agregó que difundir y distribuir el video de los hechos mientras las familias todavía aguardaban noticias del estado de salud de las víctimas había sido “particularmente cruel”.

El magistrado, además, consideró que con su accionar, Arps “glorificó” la masacre a los musulmanes, y que por ello era merecedor de ir a prisión. Por otro lado, no se trató del primer delito del neozelandés, ya que había sido condenado en 2016 por realizar una conducta ofensiva. Arps había dejado la cabeza de un cerdo frente a la mezquita de Al Noor, una de las atacadas en marzo.

El ahora culpable se reconoció ante el juez como un supremacista blanco. Por el contrario, la última semana, Brenton Tarrant declaró no haber sido culpable de los cargos que afronta. Se trata del australiano de 28 años detenido y acusado de ser el autor del atentado que dejó 51 muertos y 40 heridos en Christchurch, como informó anteriormente El Intransigente América.