CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

USA

Así inició el movimiento LGBTQ+

En 1969 se rebelaron contra la opresión y libraron su más heroica batalla que hasta hoy mantiene latente la reivindicación de sus derechos.

ESTADOS UNIDOS, Nueva York.- Un 28 de junio como hoy, pero en 1969, un grupo de activistas –en su mayoría transexuales– se enfrentaron con la policía en el histórico bar Stonewall de Nueva York, donde todo comenzó. La rebelión, hace 50 años atrás, selló el futuro hacia la libertad y la igualdad, y desde ese día nació la lucha por los derechos de las lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, intersexuales y Queer, que conforman el colectivo (LGBTQ+).

Desde entonces, todos los 28 de junio se celebra el Día Internacional del Orgullo LGBTQ+, en conmemoración a los épicos transexuales que defendieron sus derechos en aquel bar de ambiente que servía de refugio a una comunidad diversa en sentimientos y pensamientos. Aunque el disturbio de Stonewall no fue el primer levantamiento contra la opresión indiscriminada de la Policía, sí fortaleció de manera definitiva al colectivo.

Al hacer memoria de aquellos tiempos, emergen las vivencias en la clandestinidad y la persecución. El Stonewall –situado en el barrio de Greenwich Village– era administrado por la mafia que con frecuencia sobornaba a la autoridad para evitar las redadas. Allí era el único local en todo Nueva York donde los hombres podían bailar juntos o en pareja, acción que no era legal.   

A la altura 51 y 53 de la calle Christopher se ubica el famoso bar que, para 1966, era un lugar discriminado por las autoridades que consideraban que era visitado por personas con “conductas desordenadas”, pero en realidad acogía a un público multicultural con una proporción balanceada entre blancos, negros e hispanos, completamente inédito en esa época.

El local, siempre estuvo repleto, aunque no entraba cualquiera. Una rejilla determinaba la decisión del portero dependiendo si el visitante era algún conocido en el ambiente o, por lo menos, que luciera de aspecto amigable. Con ello se controlaba la entrada de infiltrados y agresores. Adentro se experimentaba la libertad, pero afuera la discriminación se intensificaba hasta recurrentes palizas y asesinatos.  

En consecuencia, se fue edificando un movimiento de liberación que alcanzó su mayor fragor en  la madrugada del 28 de junio de 1969, cuando el Stonewall era objeto de otra redada, pero esta vez tendría efectos inesperados. Rápidamente se hizo eco y los activistas recibieron el apoyo demás personas que procedían de locales cercanos. En pocas horas, la ciudad reconoció que en la calle Christopher estas personas libraban la batalla por su existencia.

La batalla se prolongó durante varios días y los disturbios generaron incendios, destrozos y numerosos policías encerrados dentro del bar. En esa fecha la comunidad de transexuales sufrió bastante pero lideró una heroica batalla. Recientemente, el jefe de la Policía de Nueva York, James O’Neill, pidió perdón. “Nunca debió haber ocurrido, las acciones de la Policía de Nueva York fueron un error”, dijo.