CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

Mundo

Francisco condena con dureza a promotores de la prostitución

El Papa calificó la prostitución como “una reducción a la esclavitud” y un “acto criminal” con graves consecuencias.

VATICANO, Ciudad del Vaticano.- En coincidencia con el Día Mundial contra la Trata de Personas, que se celebrará este martes 30 de julio, el papa Francisco ha condenado duramente a aquellos individuos que promuevan la prostitución catalogada por su Santidad como “una reducción a la esclavitud”.

Además, en el prólogo del libro Mujeres crucificadas. La vergüenza de la trata relatada desde la calle del sacerdote Aldo Buonaiuto, el Papa escribió que “cualquier forma de prostitución es un acto criminal, un vicio repugnante que confunde hacer el amor con desahogar los propios instintos torturando a una mujer indefensa“.

En ese sentido, el Pontífice rememoró su visita en 2016 a un albergue de mujeres que fueron víctimas de la prostitución y que el sacerdote Buonaiuto fundó en Roma a través de la Comunidad Juan XXIII. “No imaginé la humillación, aflicción y sometimiento de aquellas mujeres a pruebas tan duras”, señaló Francisco.

Asimismo, escribió: “Eran realmente mujeres crucificadas. En esa habitación en la que conocí a chicas liberadas de la prostitución forzada, respiré todo el dolor, la injusticia y el efecto de la opresión”. El Papa comparó el flagelo que viven las víctimas de este grave delito con “las heridas de Cristo”.

Ante las dramáticas y lamentables historias que el máximo líder de la Iglesia Católica escuchó, la necesidad de disculparse lo motivó, según describió en el prólogo, a “pedirles perdón por las auténticas torturas que tuvieron que soportar a causa de esos clientes, muchos de los cuales se consideran cristianos”, escribió.

Finalmente, Francisco agradeció al autor de la publicación y reconoció su “valiente labor” por exponerse ante las “represalias y los peligros de las organizaciones criminales que someten a las mujeres como recursos para enriquecimiento ilícito. “Una persona jamás puede ser puesta a la venta”, puntualizó.