CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

Mundo

Elaboran en Chernobyl primer producto libre de radioactividad

Fue elaborado con recursos naturales procedentes de la zona de exclusión, cerca del antiguo reactor nuclear.

UCRANIA, Kiev.- Un equipo de científicos de la Universidad británica de Portsmouth ha creado un vodka artesanal con recursos naturales procedentes de Chernobyl, escenario del mayor desastre nuclear de la humanidad ocurrido en 1986. Los expertos afirman que está libre de radioactividad y que es seguro beberlo.

El destilado, llamado Atomik, fue elaborado con granos y cereales de los campos de la zona de exclusión, y diluyeron el alcohol destilado con agua mineral de un manantial de Chernobyl, a 10 kilómetros al sur del reactor abandonado. Los científicos reconocen que sí detectaron niveles de radiactividad en la materia prima, sin embargo, tras su proceso de destilación el vodka quedó libre de contaminación.

Además, el equipo tiene previsto destinar tres cuartas partes de las ventas para ayudar a las comunidades afectadas por el siniestro. La investigación del proyecto comenzó hace tres años para determinar la factibilidad del producto en torno a la radioactividad de los campos. Jim Smith, líder del equipo, declaró que los cultivos están levemente por encima del límite de consumo.  

En tanto, desde el punto de vista técnico, no se debería consumir esas cosechas, “pero sí tenemos algunos granos penamos en intentar hacer un vodka”, dijo Smith a CNN. Además, aseguró que mediante la destilación sus impurezas disminuyeron a un punto indetectable.

Respecto a la elaboración, el equipo explicó que fermentaron el grano y luego fue destilado, así descubrieron que no podían medir cualquier radioactividad en el producto, con la excepción del carbono natural 14 que se puede encontrar en cualquier licor o alimento, agregó.

Según reseñó El Intransigente, en julio, el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky firmó un decreto que permite el desarrollo de la zona de exclusión de Chernobyl como una atracción turística y desea convertir la región en un “corredor verde”. Tras el desastre nuclear, en Chernobyl fallecieron alrededor de 31.000 personas.