CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

Celebrities

Así fue el Lollapalooza de Berlín

La euforia tomó el control en la capital alemana. No te pierdas los detalles.

ESTADOS UNIDOS, California. – El pasado sábado tuvo lugar en la capital alemana, Berlín, uno de los festivales musicales de mayor reconocimiento mundial, conocido como Lollapalooza, en el cual el atractivo de sonido no ha sido precisamente el principal protagonista, sino otras particularidades artísticas que marcaron un concepto de mayor albergue.

Esta segunda edición, llevada a cabo en capital de la famosa locación Alexanderplatz, trajo consigo un concepto de feria musical en el Estadio Olímpico berlinés. Este espacio, contó con la capacidad física suficiente para dar albergue a variados escenarios y tarimas en los que se desarrollaron actividades distintas a la típica presentación de un Dj.

Este cambio surgió de la decisión de los organizadores del festival por “variar la manera en se aprovecha un evento. Con el objetivo de mejorar la manera de sentir y hacer realidad un enfoque musical”, indicó el festival en un comunicado emitido en su página web oficial -en la que estuvieron disponibles antes de ser agotadas en 48 horas.

Euforia de los asistentes al festival Lollapalooza 2019 en Berlín. Cortesía: Red Social Oficial del evento.

Aunque, los organizadores del evento sufrieron fuertes quejas por parte de los vecinos el año pasado -por el volumen de la múscia-, en este segundo espectáculo se fijó un volumen que no superaría los 80 decibeles. Asimismo, el festival se destacó por presentar actos de acrobacia, malabares sobre telas, espejos y sesiones de yoga a cielo abierto.

Otro de los aspectos tomados en cuenta, fue la disposición de espacios para que las personas acompañadas por infantes pudieran disfrutar de los conciertos, con el objetivo de cumplir con las peticiones de los más exigentes. Además, el género musical que dominó el lugar fue la música electrónica y las tendencias de house.

Una de las presentaciones que causó la mayor euforia fue la de la cantante estadounidense Billie Elisch, quien resaltó con sus dotes vocales acompañados por un montaje audiovisual de fondo que permitió destacar su particular genero en el pop.