CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

Animals

Francia prohíbe espectáculo con un oso enfermo

Una inspección determinó que el oso fue maltratado y encerrado en condiciones inadecuadas.

FRANCIA, Paris.- Las autoridades francesas prohíben a los propietarios de un oso enfermo exponerlo en espectáculos privados y ferias regionales luego de que se detectaran graves problemas de salud en su organismo. Una inspección veterinaria ha determinado que el oso fue maltratado y encerrado en condiciones inadecuadas.

Este viernes, 13 de septiembre, el Ministerio de Ambiente de ese país ordenó la medida ante las denuncias de los grupos defensores de animales. Las organizaciones indicaron que el oso, un macho adulto llamado Mischa, era exhibido en ferias de temática medieval y espectáculos privados por todo el territorio francés.

Según la declaración del ministerio, un equipo de veterinarios asistió a Mischa con una serie de exámenes que evaluaron su salud a principios de la semana pasada. Las autoridades de gobierno exigieron a los dos dueños del oso que debían asegurar y garantizar una constante atención veterinaria al animal.

En tanto, se llevará a cabo una siguiente inspección en los próximos cinco días para verificar si los propietarios están cumpliendo con la orden. De lo contrario, Mischa será confiscado, informó el ministerio. En un video reciente, el mamífero lucía debilitado y con dificultades para moverse.

El representante de la fundación 30 Million Friends, Arnauld Lhomme, declaró a la AP que las organizaciones francesas de protección animal ya conocen el caso de Mischa y lo han denunciado desde años atrás. La empresa a cargo de los osos se declaró en quiebra en 2018, tienen tres osos pardos y solo Mischa -el más dócil- es utilizado para espectáculos.

Por otra parte, 36.000 personas han firmado una petición en línea convocada por One Voice, otro grupo defensor de los derechos de los animales, que ha pedido al gobierno de Francia que los osos sean rescatados y que reciban la atención veterinaria adecuada. Mientras tanto, los activistas se muestran escépticos a la determinación de las autoridades francesas.