Connect with us

¿Qué estás buscando?

El Intransigente América News

Mundo

Hutíes atacan la planta de petróleo más grande el mundo

«Le prometemos al régimen saudita que nuestras próximas acciones serán mayores y más dolorosas», dijo el portavoz.

ARABAIA, Riad.- Un ataque con drones a la refinería más grande del mundo fue reivindicado por los rebeldes Hutíes de Yemen en Arabia Saudita. Este sábado 14 de septiembre, en horas de la madrugada, aviones no tripulados alcanzaron dos instalaciones petroleras y generaron fuertes incendios registrados vía satélite.

10 drones atacaron la planta de petróleo más grande del mundo localizada en Buqyaq, y también un importante campo de extracción en Khurais, operado por Saudi Aramco, ambos al noreste de la península arábiga. Uno de los incendios amenazó un procesador clave para el suministro de crudo a nivel mundial.

Hasta el momento, las autoridades saudíes no han precisado si los estallidos en Buqyaq y Khurais implicaron heridos, tampoco las consecuencias que puedan causar en la producción petrolera del reino. No obstante, existe la probabilidad de que los ataques incrementen las fricciones en el Golfo Pérsico.

El portavoz de las milias hutíes, Yahya Sarea, manifestó: “La fuerza aérea completó un amplio ataque usando diez drones en el este de Arabia Saudita esta mañana. La misión es parte de nuestro derecho legítimo a responder a los crímenes de agresión y el bloqueo continuo contra nuestro país”, dijo a través de la televisora yemení Al Masirah.

Asimismo, Sarea envió un mensaje desafiando al reino saudí: «Le prometemos al régimen saudita que nuestras próximas operaciones serán mayores y más dolorosas, mientras sus agresiones y bloqueo continúen. Les aseguramos que nuestra lista de objetivos no deja de crecer».

En contexto, los hutíes cuentan con el apoyo de Irán y controlan Saná, la capital de Yemen, el país más pobre del mundo árabe. Una coalición liderada por Riad combate contra los hutíes y respalda al gobierno yemeni reconocido por la comunidad internacional. En Buqyaq se producen alrededor de siete millones de barriles diarios y en Khurais, más de un millón.