CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

Mundo

EE.UU. aplica nuevas sanciones a la Organización de Energía Atómica de Irán

La gestión de Donald Trump informó que permitirá que compañías rusas, chinas y europeas continúen trabajando en emplazamientos nucleares iraníes para dificultar que ese país desarrolle armas nucleares.

nucleares

Washington, París.- El gobierno de Estados Unidos impuso nuevas sanciones a la Organización de Energía Atómica de Irán (AEOI, por su sigla en inglés) y a su jefe, en un nuevo esfuerzo por evitar el enriquecimiento de uranio en dicho país. Mientras que un vocero de la entidad describió la medida como un signo de la “desesperación” de Washington.

Asimismo, la gestión de Donald Trump informó que permitirá que compañías rusas, chinas y europeas continúen trabajando en emplazamientos nucleares iraníes para dificultar que ese país desarrolle armas nucleares. Por su parte, el representante de la organización atómica de Irán dijo que el trabajo nuclear civil de Teherán continuaría con toda su fuerza.

El gobierno del presidente norteamericano, que retiró a Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán de 2015 y volvió a imponer sanciones a la república islámica, indicó que permitirá que avance el trabajo a través de la emisión de exenciones a las sanciones que impiden a las empresas no estadounidenses tratar con el AEOI.

Medidas

La renovación de dichos permisos se realizará por 60 días y permitirá que las labores para la no proliferación continúen en el reactor de investigación de agua pesada de Arak, la planta de energía nuclear de Bushehr, el Reactor de Investigación de Teherán y otras iniciativas de cooperación nuclear.

Según publicó la agencia de noticias Reuters, en su portal web, los cambios se dan semanas después de que Whasington e Irán estuvieron al borde de la guerra. Luego de que Norteamérica matara al comandante militar iraní Qassem Solemani en un ataque con aviones no tripulados en Bagdad el 3 de enero.

De acuerdo con el convenio de 2015 entre Irán y seis potencias mundiales (Reino Unido, China, Francia, Alemania, Rusia y Estados Unidos), Teherán aceptó limitar su programa nuclear a cambio del levantamiento de las sanciones económicas que habían paralizado su economía.

Mientras que Trump abandonó unilateralmente el acuerdo en mayo de 2018 y volvió a imponer castigos como parte de una campaña de “presión máxima” diseñada para obligar a Irán a regresar a la mesa de negociaciones.