CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

USA

Apresan y acusan de tráfico humano a líderes de una iglesia

Los detenidos habían atraído a seguidores filipinos a Los Ángeles, con la promesa de conseguirles documentos de residencia.

ESTADOS UNIDOS, California.- Hace un mes, cuando agentes del FBI allanaron el complejo Van Nuys de una iglesia con sede en Filipinas, encontraron 80 pasaportes, siete anillos de bodas. Gracias a lo incautado, se descubrió lo que fue una conspiración de tráfico de personas desde una década atrás, según los fiscales federales.

Funcionarios de Davao, en Filipinas, donde radica la iglesia cuyo líder se denomina “El hijo designado de Dios”, dijeron que los detenidos llevaron a ciudadanos filipinos a Los Ángeles. Los investigadores explicaron que a los feligreses se les prometió papeles para inmigrar, según alega la acusación de tráfico humano.

Tres funcionarios de la iglesia Reino de Jesucristo, fueron acusados ??de un cargo de conspiración para cometer tráfico forzado de personas, servidumbre por documentos e inmigración y fraude matrimonial. Por esa razón, Guia Cabactulan, de 59 años, el principal funcionario de la iglesia en Estados Unidos, fue acusado por tráfico humano.

Fondos desviados

Según la investigación, Marissa Dueñas, de 41 años, quien supuestamente manejó asuntos de inmigración como la “líder de recursos humanos”, también fue acusada. Por su parte, los investigadores creen que Amanda Estopare rastreó la recaudación de fondos y canalizó dinero al liderazgo de la iglesia en Filipinas.

Los investigadores dijeron que cuando los seguidores llegaban al sur de California, les eran confiscados sus pasaportes y se les obligaba a mendigar y solicitar donaciones para una organización llamada Children’s Joy Foundation, que pretendía ayudar a niños filipinos pobres, según los documentos judiciales.

En vez de usar el dinero para el propósito que se les dijo, se determinó que los fondos se usaban para comprar trajes de Armani, destinados a ser usados por el líder de la iglesia, así como lencería para sus asistentes, entre otras compras de lujo, según la acusación y otros documentos.