CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

Mundo

Deforestación de bosques contribuye al brote de enfermedades según Greenpeace

La agrupación ecológica señaló que como resultado de la desforestación se ha observado un incremento de las llamadas enfermedades zoonóticas (que proceden de los animales).

greenpeace

Según la agrupación ambientalista Greenpeace, enfermedades como el sida, la gripe A, el ébola y ahora el coronavirus, cuyos orígenes son diversos, poseen un factor en común que “claramente” aumenta su riesgo de transmisión: la pérdida de bosques y el deterioro ambiental.

“Cada cierto tiempo, un nuevo brote de una terrible enfermedad pone en jaque a la humanidad. En el Día Internacional de los Bosques (…) conviene recordar que la tala y la deforestación, en particular en los bosques tropicales como el Amazonas y el Congo, está permitiendo que los seres humanos entren en contacto con poblaciones de fauna silvestre portadoras de virus, bacterias y otros microorganismos a los que generalmente no habían estado expuestos”, explicó la institución.

Asimismo, dijeron que como resultado de esta actividad se ha observado un incremento de las llamadas enfermedades zoonóticas (que proceden de los animales). “En los últimos 50 años, ha habido un gran aumento de las enfermedades emergentes que se han atribuido a la invasión humana del hábitat, en particular en los “puntos calientes” de las enfermedades en las regiones tropicales”, añadió la organización.

Por lo tanto, Greenpeace difundió a través de su página web oficial que un estudio de USAID afirmó que alrededor del 30% de los brotes de enfermedades como el virus Nipah, Zika y el Ébola están relacionados con el cambio de uso de la tierra.

Conciencia ecológica

Los ecologistas invitaron a la población a ser más consciente de que “vivimos en un planeta que tiene límites y de la necesidad de gestionar correctamente los recursos naturales que nos ofrece”. Insistieron en que, de no hacerlo, las crisis -sanitarias, climáticas o migratorias- serán más frecuentes “por el colapso sistémico al que nos abocamos”.

“Pero los datos nos dicen que no vamos por muy buen camino. Según la organización Global Forest Watch, desde 2001 a 2018 se ha producido una pérdida de 361 millones de hectáreas de cubierta arbórea a nivel mundial, lo que supone una reducción del 9 % de esa superficie desde el año 2000”, añadió Greenpeace.

Al mismo tiempo explicó que cada vez más bosques se están talando para cultivar materias primas altamente demandadas como la soja, el aceite de palma, la pasta de papel o el caucho. Además, aseguran que el actual consumo de carne tiene mucho que ver con la deforestación, ya que gran parte de los cultivos de soja se destinan a la alimentación del ganado.