CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

América

A caballo y sin mascarilla: Jair Bolsonaro desafía otra vez al coronavirus

Seguidores del mandatario se enfrentaron a un grupo de opositores que protestaba con mascarillas en Sao Paulo.

JAIR BOLSONARO
JAIR BOLSONARO

BRASILIA, (Brasil).- El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, como en los recientes fines de semana, arengó a sus seguidores en una nueva manifestación que ignoró todas las precauciones por la pandemia del coronavirus. El polémico político apareció en las puertas del Palacio presidencial de Planalto, sin mascarilla, sonriente y esta vez, montado en un caballo.

Bolsonaro saludó a la decena de personas congregadas y luego subió sobre el animal al mismo tiempo que saludaba y paseaba frente a los seguidores. En su mensaje, volvió a atacar a los funcionarios del Congreso y de la Corte Suprema, a quienes ha señalado de atentar contra su gobierno. “Dios, la familia, la patria y la libertad”, se leía en pancartas que portaban los manifestantes, también reclamando la clausura del Parlamento.

Mientras el mandatario paseaba a caballo y sonreía en su manifestación, en Sao Paulo, la entidad más afectada por la pandemia, se reportaron enfrentamientos entre sus partidarios y detractores. Ambos bandos coincidieron en Avenida Paulista: los opositores en su mayoría con mascarillas y lemas a favor de la democracia. En medio de la trifulca, la policía arrojó gases lacrimógenos y se reportaron varios heridos.

El cuarto en el ranking de muertos

Brasil es ya el segundo país con más casos confirmados de coronavirus, solo después de Estados Unidos. En medio de la pandemia, el mandatario Jair Bolsonaro sorprendió y volvió a abogar por la reanudación de los campeonatos de fútbol, suspendidos desde marzo. Argumentó que los futbolistas son jóvenes y atléticos”, por tanto menos propensos a morir por el covid-19.

De acuerdo con la data de la Universidad Johns Hopkins, el país suramericano suma 514.849 contagiados, mientras que las muertes llegaron a 29.314. Incluso superó a países como España y Francia en la cifra de víctimas fatales. En el ránking de la universidad estadounidense, ya es el cuarto país con más decesos. La Organización Mundial de la Salud declaró al Suramérica como el nuevo epicentro de la pandemia.