Connect with us

¿Qué estás buscando?

El Intransigente América News

Clima

¡Alerta! Inquietante pronóstico para la próxima temporada de huracanes

Este año coincide con la pandemia del coronavirus, que ha dejado más de 330,000 muertes.

HURACANES
HURACANES

CALIFORNIA, (Estados Unidos).- La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) lanzó un inquietante pronóstico para la temporada de huracanes 2020. Como dato particular, destaca la coincidencia de este ciclo con la pandemia del coronavirus que ha dejado más de 330.000 víctimas fatales en todo el mundo.

De acuerdo con los expertos, se esperan entre 6 y 10 huracanes. 3 a 6 de ellos serán de categoría superior a 3, con vientos superiores a los 224 kilómetros por hora. De cumplir el pronóstico, sería el quinto año consecutivo con número de huracanes superior al promedio. «Es el momento de asegurarse de que se está preparando para esta temporada», destacó el principal pronosticador de NOAA, Gerry Bell.

El experto asimismo recomendó a quienes residen en áreas en riesgo o propensas a huracanes, no centrarse demasiado en la categoría de los fenómenos, que solo se basa en la velocidad de los vientos. También, atender al cambio climático, estaría provocando lluvias extremas y aumento en el nivel del mar. Esto significa que las tormentas, sin importar su categoría, son más dañinas de lo que solían ser, resaltó Bell.

Estos niveles más altos del mar significan más inundaciones a medida que se acerca el huracán. «El problema es que nuestras costas han acumulado tremendamente en las últimas décadas y hay potencialmente millones de personas en peligro cada vez que un huracán amenaza con tocar tierra», dijo el pronosticador.

Arthur se debilita

Arthur, la primera tormenta tropical este año en el Atlántico ha comenzado a debilitarse a medida se aleja de Carolina del Norte. Se espera que durante la semana se convierta en una depresión y cause fuertes lluvias a su paso por Bahamas. Durante su trayectoria por la costa estadounidense, registró vientos de 96 kilómetros por hora. El fenómeno natural se movía a una velocidad promedio de 24 kilómetros por hora.