Connect with us

Hi, what are you looking for?

El Intransigente América News

América

El miedo «comprensible» de Donald Trump, según Jaime Bayly

El periodista abordó la polémica surgida tras el video del mandatario estadounidense en West Point.

DONALD TRUMP
DONALD TRUMP

FLORIDA, (Estados Unidos).- El periodista de opinión Jaime Bayly retornó a su programa transmitido desde Miami, abordando la polémica que ha motivado la bajada de Donald Trump por la empinada rampa de la escuela militar en West Point. El presentador destacó que el pasado fin de semana durante el acto ciertamente el mandatario lució titubeante y con un temor que poco después pasó a justificar.

«Parecía un viejito cuando bajaba la rampa. Es cierto que era una bajada incidiosa. Claramente uno ahí puede resbalar, tropezar y además irse de bruces. Si eso te ocurre posiblemente hayas perdido la reelección». Para Bayly haber caído en la rampa habría «difuminado en el acto la gravedad, la majestad del que, de momento, ostenta el poder».

Para el periodista, la caída del mandatario con 74 años recién cumplidos, lo habría ridicularizado y hecho escarnio de sí mismo. «De modo que Trump caminaba así porque estaba absolutamente aterrizado de resbalar y caerse. La bajadita estaba preñada de riesgo. Parecía hecha por Joe Biden«, dijo el presentador aludiendo a las diversas reacciones que han surgido a raíz del polémico momento.

Tras recordar que el mandatario debió valerse de sus manos para tomar de un vaso de agua, al tiempo que tuvo dificultades para pronunciar el nombre de uno de los militares durante la ceremonia, Bayly aseguró que Donald Trump «no tuvo su día más inspirado». Insistió en que la forma que garró el vaso es «algo de viejito».

El presentador habló de las pocas cualidades de oratoria del presidente estadounidense. También de cómo «ha aprendido a leer el teleprónter​ como si fuera un estadista. «Pero cuando improvisa, cuando habla desde la entrañas, desde las vísceras, es un orador bastante chato, sin vuelo retórico ni intelectual, vuelo de ninguna índole, salvo los que les suministra su helicóptero, su avión. Son otros vuelos, y que desde luego, despiertan la envidia de no pocos».