Connect with us

¿Qué estás buscando?

El Intransigente América News

Mundo

¡Crece la tensión! China cumple su amenaza contra funcionarios estadounidenses

«Estados Unidos ha dañado gravemente las relaciones», dijo la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying.

china
china

WASHINGTON, (Estados Unidos).- Los senadores estadounidenses Marco Rubio y Ted Cruz, Chris Smith y el embajador para la libertad religiosa, Sam Brownback, son los funcionarios sancionados por el gobierno de China, luego de que emitieron contundentes críticas a las políticas del partido comunista gobernante hacia los grupos minoritarios y religiosos. La acción responde a medidas similares tomadas por Estados Unidos la semana pasada contra funcionarios chinos por presuntos abusos de derechos humanos contra musulmanes en la región de Xinjiang.

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying, al hacer el anuncio enfatizó en que Estados Unidos «ha dañado gravemente las relaciones», al tiempo que aseguró que China estaba decidida a defender su soberanía nacional contra lo que considera una interferencia en sus asuntos internos. «China responderá más de acuerdo con el desarrollo de la situación», expresó la funcionaria a la prensa local.

Chunying no detalló sin embargo las sanciones que corresponderían a las estadounidenses. Washington, por su parte, prohibió cualquier transacción de propiedad por parte de estadounidenses con cuatro altos funcionarios chinos y prohibió a tres de ellos ingresar a los Estados Unidos. Entre estos se incluye Chen Quanguo, quien encabeza la región noroeste de Xinjiang, donde más de un millón de miembros de grupos minoritarios musulmanes han sido encarcelados en lo que China llama centros de desradicalización y reentrenamiento.

Hasta ahora no había indicios de que ninguno de los estadounidenses sancionados tuviera planes de viajar a China. El republicano Rubio fue uno de los que se pronunció recientemente sobre la situación de los derechos humanos en el país asiático. «En este punto, cualquier persona que viaje a Hong Kong, ya sea un hombre de negocios estadounidense, canadiense o cualquier otra nacionalidad, está loco. Lo que esto básicamente dice ahora, esa ley ahora dice que si eres ciudadano chino o residente en Hong Kong o no, si has dicho o hecho cosas críticas al gobierno chino y pisas Hong Kong, ahora se reservan el derecho a arrestarte», expresó en alusión a la ley de seguridad impuesta en la excolonia británica.

Las relaciones entre China y Estados Unidos se han deteriorado constantemente por la pandemia de coronavirus, los derechos humanos, la política de Pekín hacia Hong Kong y la guerra comercial. El gobierno de Trump también puso en la lista negra a más de dos docenas de compañías y agencias chinas vinculadas a los abusos en la región, incluidos los fabricantes de tecnología de vigilancia y la oficina de seguridad pública de Xinjiang, impidiéndoles la comprar productos estadounidenses.