CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

Mundo

“El futuro del Líbano esta en juego”: naciones se reúnen tras crisis en Beirut

El presidente Emmanuel Macron fue el encargado de abrir el encuentro virtual que prevé recaudar fondos para asistir al país afectado por las explosiones.

Beirut

LÍBANO – En un escenario mundial donde la pandemia del coronavirus era la protagonista, decenas de naciones posaron su atención en el Líbano luego de que el pasado martes 4 de agosto se registrara una devastadora explosión en el puerto de Beirut que fue calificada por muchos como una réplica de la bomba nuclear de Hiroshima.

En este sentido, este domingo 9 de agosto donantes internacionales como Francia, Estados Unidos, China, Rusia, Egipto, entre otros, se reunieron en una videoconferencia en apoyo al país de Oriente Medio afectado no solo por las explosiones, sino también por una crisis económica que este fin de semana terminó con un saldo de al menos 172 personas heridas y un policía muerto.

De acuerdo con AFP, el presidente francés y organizador de la reunión junto a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Emmanuel Macron, fue el encargado de dar inicio a la reunión expresando que “el futuro del Líbano estaba en juego”. El mandatario aseguró que el objetivo del encuentro virtual es recabar la ayuda necesaria con la mayor rapidez posible para solventar las necesidades más urgentes en territorio libanes de cara a los daños causados por las detonaciones.

Asimismo, Macron reiteró el mensaje ya emitido esta semana sobre la implementación de ciertas reformas por parte del Gobierno liderado por Michel Aoun, actualmente calificado como “negligente” por parte de los mismos ciudadanos. “Se debe hacer todo lo posible para que el caos no prevalezca”, expresó el jefe de Estado francés.

Hasta ahora, las autoridades adjudican la detonación a 2.750 toneladas de nitrato de amonio que se encontraban almacenados en un hangar desde hace seis años. Según los balances oficiales, la trágica explosión dejó 158 personas sin vida, alrededor de 6.000 heridos, 3.000 personas sin hogar y daños considerables, entre ellos un cráter de 43 metros de profundidad.