CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

Celebrities

¡No te acerques! Alejandro Fernández exige pruebas de Covid-19 para grabar nueva canción

Si quieres acercarte al Potrillo, deberás presentar su prueba de Covid-19

México.- El cantante Alejandro Fernández, se muestra muy preocupado por la creciente pandemia del Covid-19, pero sus proyectos musicales no pueden parar, y menos a la mitad de su lanzamiento del nuevo álbum “Hecho en México”, que ha tomado un gran impulso en las últimas semanas, y nos ha regalado colaboraciones muy significativas, como con su padre Vicente Fernández, con Christian Nodal y ahora con el grupo Calibre 50.

Pero en medio de una emergencia sanitario, “El Potrillo” toma todas las precauciones posibles, y concluir la grabación de la canción “Decepciones”, que lanzó con colaboración con el grupo ranchero, fue todo un reto tanto para los artistas como para la producción, que debieron trabajar con personal reducido, y en estrictas medidas de sanidad, impuestas por el cantante.

Alejandro Fernández

“Para nosotros es muy importante y trascendental poder compartir nuestra música con figuras que marcaron nuestra historia y que serán estandarte de la música mexicana en el mundo”, comentó Calibre 50, al momento de anunciar su dueto con Alejandro, pero quizás no estaban tan emocionados al momento de la grabación, pues todos ellos tuvieron que presentar pruebas negativas de Covid-19, y mantenerse alejados del famoso.

Entre las medidas de sanidad que se tomaron en el rancho de los Fernández, lugar en que se realizó la grabación del vídeo, en un sólo día y con únicamente 20 personas en las instalaciones, fue que se organizaron tres círculos de seguridad imaginarios, en los que el talento estaba separado del equipo y de los proveedores de servicios. Además de que nadie podía hablarse de frente, ni tocarse durante la grabación.

Todas las personas que estuvieron en el set, debieron presentar un día antes de la grabación el resultado negativo de su prueba de Covid-19, mientras que los cubrebocas eran cambiados cada dos horas, para evitar posibles afectaciones, y todos los lugares de grabación fueron sanitizados.