CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

América

“Ese no es el deber ser de un policía”: abren investigación contra uniformados tras protestas en Colombia

El gobierno de Iván Duque asegura que las manifestaciones fueron infiltradas por el ELN.

Colombia

COLOMBIA – Luego de que el pasado miércoles se registrara la muerte en Colombia, específicamente en la ciudad de Bogotá, del abogado Javier Ordóñez tras ser sometido por dos oficiales y recibir varias descargas eléctricas, este martes 15 de septiembre, se conoció que cerca de 60 uniformados están siendo investigados por presuntamente abrir fuego durante las protestas que estallaron a raíz de lo ocurrido.

El análisis técnico de 50 videos y una investigación interna permitieron identificar a 58 uniformados “que aceptaron haber disparado o que perdieron munición” durante las manifestaciones del miércoles y jueves, precisó a la AFP un responsable de prensa de la policía. En Bogotá y el vecino municipio de Soacha murieron 12 personas, en su mayoría jóvenes alcanzados por proyectiles, según autoridades. 

(Photo by Santiago Botero/NurPhoto)

Un balance previo había incluido una víctima más, pero la cifra fue corregida a la baja por la alcaldía de la capital, que denunció que efectivos policiales dispararon “indiscriminadamente” durante dos noches de disturbios, caos y ataques a puestos policiales. Además de las investigaciones abiertas, siete efectivos están siendo procesados por el caso de Javier Ordóñez, dijo el director encargado de la Policía, el general Gustavo Moreno, en una rueda de prensa con el ministro de Defensa. 

“Fue una actuación por fuera de los protocolos y ese no es el deber ser de un policía”, dijo el ministro Carlos Holmes Trujillo, sin hacer referencia a la actuación de los uniformados durante las protestas. Asimismo, el funcionario rechazó “el vandalismo” en las calles de Bogotá y otras ciudades describiéndolo como un “ataque coordinado, sistemático, planeado, premeditado y doloso”. 

Por su parte, el gobierno de Iván Duque asegura que las manifestaciones fueron infiltradas por el ELN, última guerrilla reconocida en Colombia, y disidencias de las FARC que no se acogieron al histórico acuerdo de paz de 2016. “La amenaza es real, hay una clara intencionalidad (…) del ELN y las FARC por radicalizar la protesta en Colombia”, denunció el general Moreno. En el marco de la violenta agitación social también resultaron heridos 258 civiles, 315 policías, mientras 95 puestos de mando fueron atacados.