CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

Mundo

¡Tensiones en alza! China y el Vaticano despiertan la ira de Estados Unidos

El jefe de diplomacia, Mike Pompeo, se pronunció ante el acuerdo que da vida a la Guerra Fría entre ambas potencias.

China

CIUDAD DEL VATICANO – Tras las presiones y la “ira” del gobierno de Estados Unidos, el Vaticano y la China comunista se preparan a renovar un acuerdo histórico, firmado hace dos años que prevé el nombramiento de obispos en el país asiático y que debería ser renovado este próximo mes de octubre. De acuerdo con AFP, esta situación se ha transformado en un “delicado” asunto diplomático que ha despertado el descontento de Washington, quien ha pedido la ruptura del pacto medio de la “Guerra Fría” entre ambas potencias.

El presidente estadounidense Donald Trump pidió la ruptura a través de su secretario de Estado, Mike Pompeo, quien publicó el fin de semana un tuit y una columna, en la que asegura que la Santa Sede “pondría en peligro su autoridad moral” si renueva el acuerdo con China. Pompeo lamenta las “horribles” persecuciones de creyentes de todas las religiones en el gigante asiático y sostiene que hoy “más que nunca, el pueblo chino necesita el testimonio moral y la autoridad del Vaticano”, según reporta la revista religiosa estadounidense “First Things”. 

“El acuerdo entre China y el Vaticano no protegió a los católicos contra las acciones del partido”, lamenta el secretario de Estado estadounidense. El papa Francisco, que no ha tenido “pelos en la lengua” para denunciar las persecuciones políticas en todo rincón del planeta, ha adoptado una actitud más diplomática, de pequeños pasos, con China para lograr la unificación de los católicos de ese país, divididos en dos iglesias. 

papa Francisco
AFP

El acuerdo entre el Vaticano y China, sellado el 22 de septiembre de 2018, es el resultado de interminables negociaciones y su contenido exacto nunca ha sido publicado. Para Pompeo, la renovación de ese pacto supondría un espaldarazo a los regímenes que “desprecian” los derechos humanos. El acuerdo, que tiene un carácter “provisional”, prevé en principio que los futuros nombramientos de obispos chinos pasen por la aprobación del papa, como es el caso en el mundo entero.

El papa Francisco confirmó la semana pasada la voluntad del Vaticano de renovar el acuerdo por otros dos años, ya que aún está en fase “experimental”, explicó a la AFP una fuente cercana al asunto. Los cerca de 12 millones de católicos chinos forman parte de una iglesia muy minoritaria en ese país de cerca de 1.400 millones de habitantes, y por décadas han estado divididos entre la Iglesia “patriótica”, controlada por el régimen comunista, y la Iglesia clandestina, que reconoce la autoridad del papa y que por ello suele ser perseguida.