CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

Celebrities

“Las consecuencias son caras”: Al borde de las lágrimas, Mauricio Islas detalló cómo ha manejado sus problemas emocionales

El actor vivió un escándalo que lo llevó a pensar en el suicidio.

Mauricio Islas

MÉXICO.- El actor Mauricio Islas sabe muy bien lo que es tocar el cielo y luego bajar a lo más profundo del infierno, para resurgir como Ave Fénix. No por nada, lleva una carrera de casi treinta años en el medio artístico. Sin embargo, su vida personal ha sido, por momentos tormentosa, sobre todo por su escándalo en los Estados Unidos, debido a su relación con la actriz Génesis Rodríguez.

Luego de protagonizar varias telenovelas súper exitosas en Televisa, el actor Mauricio Islas consideró que no era justa la manera en que lo “trataban” en dicha televisora. Y por eso decidió abrir sus alas y cambiar de aires. Por supuesto que esta decisión tuvo graves consecuencias y enfrentó un proceso legal con Televisa, de donde además fue vetado desde el año 2003, pero eso fue el menor de sus problemas en esa época.

A su llegada de Telemundo, estelarizó “Prisionera”, proyecto en el cual conoció a Génesis Rodríguez, la hija de “El puma”, con quien sostuvo un romance. Nadie imaginó que el padre de la actriz denunciaría a Mauricio Islas, por esta relación, debido a que Génesis era menor de edad en esa época. El escándalo fue tal, que Islas no volvió a la telenovela y fue sustituido por otro actor. A pesar de las terribles acusaciones en su contra Islas fue exonerado de todos los cargos y pudo retomar su carrera profesional.

Para Mauricio Islas, este bache, significó un parteaguas en su vida y desde ese momento decidió tomar las riendas, para mejorar como persona: “La ignorancia se perdona, pero ya cuando eres consciente de lo que sí es correcto y de lo que no, y lo sigues haciendo, las consecuencias son caras. Entonces empecé a trabajar en mí”, reflexionó. El actor aseguró que llegó un momento en que era “adicto a sufrir”, pero afortunadamente ahora puede ver las cosas de manera distinta.

“Hoy voy con ese niño que ha sufrido, que se sentía solo, que jugaba solo y llega Mauricio el adulto, el hombre, el grande, para acercarse a decirle: no estás solo y lo abraza, juega con él. A veces ha llegado ese niño, a decirle a ese adulto: relájate, ven a jugar”, contó al borde de las lágrimas Mauricio Islas, sobre la manera en la que ha aprendido a manejar sus emociones y cómo ha sanado sus heridas en el alma.