CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

USA

“Está quemado”: Donald Trump derrocha burlas e insultos contra Joe Biden

Aunque rezagado en las encuestas, el mandatario republicano se niega a cambiar el tono de su campaña.

joe biden

WASHINGTON, (Estados Unidos).- A tres semanas de las elecciones y pese a alarmantes encuestas, el presidente  Donald Trump se rehúsa a modificar su campaña o lanzar mensajes más unificadores, en particular ante la extraordinaria crisis sanitaria generada por la pandemia que ha dejado más de 215.000 fallecidos y cerca de ocho millones de infectados en el país.

El republicano, quien se vanagloria de haber llegado a la Casa Blanca en su primer intento y sin haberse postulado antes a cargo alguno, tiene su futuro amenazado pero no mueve ni un ápice de su campaña, señala AFP. Refugiado en su base, sordo ante las señales de una posible debacle, sigue encerrado en la nostalgia de la campaña de 2016, cuando generó una de las mayores sorpresas de la historia política estadounidense.

Su energía en la tribuna se mantiene. Esta semana salió de nuevo de gira electoral, mostrando gran entusiasmo poco días después de su hospitalización por coronavirus. Animado, en dos actos movió las caderas al son de la canción “YMCA” de Village People que tiene estrofas como: “Joven, no hay necesidad de abatirse / Dije, joven, levántate del suelo”.

Donald Trump
AFP

Enérgico, insistió en el mensaje de que Estados Unidos se hundiría en el caos y la recesión y se convertiría en “una Venezuela a gran escala” si un demócrata lo sucede en la Casa Blanca. También derrochó burlas e insultos contra su rival demócrata, Joe Biden: “¡No tiene la menor idea de lo que dice!”, “Está quemado y no es un buen tipo”, “Incluso en sus mejores años, era considerado un estúpido”, consideró.

Cuando no está en las tribunas, recurre a Twitter. Sin ninguna encuesta favorable, no esconde su frustración.  En la red social se muestra irritado, incluso con la cadena Fox News, a la que concede habitualmente largas entrevistas telefónicas, pero de la que espera una cobertura más favorable a su campaña. Trump abunda en teorías conspiratorias o complots -especialmente habla de un escándalo de corrupción que involucraría a su antecesor Barack Obama pero nadie, o casi nadie, le presta atención.